La espiral de violencia continúa con un matrimonio tiroteado y el guarda jurado de un chalé herido

El matrimonio resultó tiroteado en Torrejón de la Calzada en extrañas circunstancias y un supuesto intento de robo en Aravaca acabó con un guarda jurado herido

J. S. del MORAL, P. MAESE
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

MADRID. Si la semana pasada registró un brutal estallido de violencia, ésta comenzó ayer con dos violentos sucesos que continúan la espiral de violencia en la Comunidad. En el primer caso, una pareja de entre 45 y 50 años resultó herida a primera hora de la tarde en la localidad de Torrejón de la Calzada por motivos que aún de desconocen de forma oficial, según indicaron fuentes de Guardia Civil.

Pasadas las dos y media de la tarde el teléfono de emergencias 112 recibió una llamada de alerta de una persona que indicó que, junto a la carretera M-401, concretamente a la altura del kilómetro 25,500, había una mujer tendida en el suelo y herida.

Hasta el lugar se desplazó una UVI Móvil del Summa-061, cuyos facultativos atendieron en primera instancia a la mujer, que presentaba dos heridas de bala en la cara externa del muslo derecho y en la cara interna del muslo izquierdo, respectivamente. La herida, que fue trasladada al Hospital de Getafe, donde ingresó con pronóstico menos grave, presentaba también policontusiones, lo que hace pensar a los responsables de la investigación que había sido golpeada con anterioridad.

Previamente, un hombre de mediana edad, que fue identificado como el esposo de la herida encontrada en la carretera, era abandonado por un vehículo particular a las puertas del Hospital de Getafe con un impacto de bala en la cabeza. Este hombre presentaba una herida con orificio de entrada en la región frontoparietal izquierda de la cabeza y alojamiento de la misma en el cuello, según confirmaron fuentes del hospital, que añadieron que a primera hora de la noche se encontraba ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos en estado grave.

Fuentes consultadas por este periódico indicaron que la mujer ya habría advertido, tras ser hallada junto a la carretera, que también su marido había sido disparado. El tiroteo pudo producirse, según las primeras declaraciones, por una discusión iniciada con otras personas en una gasolinera, aunque no se descarta la hipótesis de un posible ajuste de cuentas.

No obstante, por el momento, los agentes de Guardia Civil del destacamento de Valdemoro, que se hicieron cargo de las investigaciones, trataban de averiguar el lugar exacto en el que pudo producirse el suceso, sin que hubiese trascendido prácticamente ningún dato de las pesquisas realizadas.

Robos en zonas residenciales

Por otra parte, una de las zonas residenciales de Madrid, se ha convertido en objetivo de los atracadores. En esta ocasión ha sido el distrito de Aravaca, más concretamente el número 11 de la calle Níscalo.

Según informó la Jefatura Superior de Policía, hacia las tres de la madrugada dos hombres fueron sorprendidos por un guarda de seguridad de la finca cuando, supuestamente, se disponían a entrar en alguna de las seis viviendas del edificio. En la acción, el agente recibió un disparo a la altura de la clavícula con orificio de entrada, pero no de salida. Acto seguido, los dos atracadores se dieron a la fuga.

Hasta el lugar de los hechos acudió una unidad del Samur-Protección Civil, quienes trasladaron a D. M. L. al hospital Clínico en estado grave, pero sin que su vida corriera peligro.

Según fuentes consultadas por ABC, agentes de la Policía Nacional se encontraban en la tarde de ayer registrando el bajo izquierda del inmueble al que, supuestamente, se dirigían los dos atracadores. Las mismas fuentes indicaron que esta vivienda se encontraba alquilada desde hace tan sólo dos meses y que, por el momento, nadie vivía en ella de forma estable.

Se da la circunstancia de que uno de los dos últimos pisos del inmueble se encuentra habitado por la compañera sentimental de José Manuel Sapieha, socio de Ángel Suárez, «Cásper», autor del robo de las obras de arte de la empresaria Esther Koplowitz. Ambos se encuentran en libertad bajo fianza, aunque el primero se encuentra huido de la Justicia por otro delito.

También se da la circunstancia que en el mismo inmueble reside un asesor del Partido Popular a cuya mujer le fue sustraído el bolso con toda la documentación 14 días atrás.

A pesar de este incidente, dicha urbanización del distrito de Aravaca, con 164 familias habitando en ella, es un lugar muy tranquilo según sus vecinos desde su construcción hace cinco años. Su cercanía a la sede del CNI (antiguo Cesid) supone que sea muy habitual ver coches de la Guardia Civil patrullando sus calles, por lo que la inseguridad es menor que en otras zonas.