Varios alumnos, en la Escuela Turina Marcial Lalanda, en la Venta del Batán
Varios alumnos, en la Escuela Turina Marcial Lalanda, en la Venta del Batán - ÁNGEL DE ANTONIO

La escuela taurina de la Comunidad absorbe a los alumnos de la antigua academia del Ayuntamiento

La nueva academia regional abrió el lunes el plazo oficial para inscribirse

MadridActualizado:

Mientras el Ayuntamiento de Madrid y la Escuela Taurina Marcial Lalanda -cantera de las figuras más importantes del toreo durante los últimos cuarenta años- negocian desde hace meses la viabilidad de la entidad, más de la mitad de los alumnos ya se han inscrito en la escuela taurina de la Comunidad de Madrid José Cubero «Yiyo», que la reemplaza en funciones tras el cierre de la primera.

Así lo anunció ayer el consejero de Presidencia, Justicia, portavoz del Gobierno regional, Ángel Garrido, tras presidir la reunión del Consejo de Asuntos Taurinos, donde fueron aprobados los carteles de la feria de San Isidro 2017.

El consejero señaló que en la Manuel Lalanda había varias chicas formándose para ser toreras, por lo que quieren que se inscriban ahora en la 'Yiyo' para que «en el futuro haya nuevas figuras del torero femenino» que lleguen a lidiar en Las Ventas, algo que, al menos, no ocurrirá este año.

La nueva escuela regional, propulsada por la Comunidad de Madrid y gestionada por la sociedad «Plaza 1» que comanda el francés Simón Casas y Nautalia Viajes, abrió el lunes el plazo oficial para inscribirse.

Segun publicó ABC el pasado lunes, la escuela José Cubero «Yiyo» tiene por objetivo colaborar «en la mejora y promoción de las fiestas de toros, facilitando el nacimiento de nuevos valores que contribuyan a su pervivencia y engrandecimiento», entre otras funciones. También la enseñanza de los conocimientos «teóricos y prácticos correspondientes al aprendizaje de las diversas suertes de la tauromaquia», que ayuden a los aspirantes a formarse como toreros en sus diversas formas.

La escuela, además «deberá procurar a los alumnos enseñanzas de carácter cultural y profesional, que les sean de utilidad para formarse y enriquecerse como personas», defiende en sus valores fundacionales.