Íñigo Errejón (izq.) y Ramón Espinar (dcha) en la sede de Podemos
Íñigo Errejón (izq.) y Ramón Espinar (dcha) en la sede de Podemos - GUILLERMO NAVARRO

El errejonismo gana peso a costa de anticapitalistas en Madrid

El candidato tiene ya más diputados afines que Iglesias, entre ellos la portavoz

MADRIDActualizado:

Errejón gana enteros, al menos en Madrid. Mientras se espera que en cualquier momento se quede fuera de la Ejecutiva nacional de su partido –un órgano que constituye el secretario general–, en la región cobra peso. De hecho, la salida de la hasta ahora portavoz, Lorena Ruiz-Huerta (de la corriente anticapitalistas), le va a permitir contar en ese puesto con una persona de su entera confianza, la diputada Clara Serra, que se estrenará como tal mañana jueves en el pleno de la Asamblea.

Errejón cuenta ahora en el grupo parlamentario de Podemos con al menos tantos diputados cercanos a él como los que tiene Ramón Espinar –secretario general de Podemos Madrid y contrapeso «pablista–. También quedan anticapitalistas: al menos 7 diputados se podrían adscribir a esta corriente.

La crisis en la formación morada en Madrid evoluciona según avanza la Legislatura. Las tensiones en la cúpula, entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, y también entre entre la dirección y los anticapitalistas, se han ido transmitiendo hacia abajo. Estos últimos han dado la batalla en distintos puntos de España, animados por el ejemplo de Andalucía, donde su líder Teresa Rodríguez barrió al candidato oficial en las primarias.

Pero en el caso de Madrid, esta guerra de momento la está ganando Errejón: actualmente, son cercanos a él la presidenta del grupo parlamentario, Mónica García, y la nueva portavoz –oficiosa, hasta que la confirme el Consejo Ciudadano de Podemos–, Clara Serra. Ellos, y otra docena de diputados de los 27 con que cuenta la formacíon.

Pactos postelectorales

Mónica García respondió ayer a las duras declaraciones de Lorena Ruiz-Huerta –«Podemos no va bien» porque se ha alejado de sus esencias–. «Me hubiera gustado que en su despedida nos hubiera tratado con más respeto y se hubiera ido con más elegancia», le recriminó la presidenta del grupo parlamentario. A su juicio, el problema de Ruiz-Huerta es que «ha confundido el proyecto de Podemos con su proyecto personal».

Sin embargo, pese a la unanimidad al elegir a la nueva portavoz, en el grupo parlamentario de Podemos hay quien coincide al menos en parte con el análisis de Ruiz-Huerta: Raul Camargo, también anticapitalista, escribía en Facebook que «estamos ante un momento de vacío estratégico, no se le ofrece más alternativa al personal que esperar a ver si no se baja tanto como para poder completarle la mayoría al PSOE en la institución de turno y ya no se agrega a casi nadie nuevo».

Ruiz-Huerta disparaba el lunes en este sentido, al asegurar en la Ser que «Errejón y Gabilondo no se diferencian en nada». En respuesta a esto, Ángel Gabilondo, portavoz socialista, aclaraba que esa era una frase encaminada a «producir un efecto». Pero, aclaró, «nosotros no somos Podemos y Podemos tiene claro que no es el PSOE».

Ante la escasa probabilidad de que algún grupo consiga mayoría absoluta en las elecciones, Gabilondo puntualizó que PSOE y Podemos podrían «coincidir en temas de servicios públicos, emergencias sociales y otros, pero tenemos proyectos y estrategias distintas, y por eso no vamos a presentarnos en coalición».