Los candidatos a la Comunidad: de izq. a dcha., Errejón (Más Madrid), Aguado (Cs), Isa Serra (Unidas Podemos), Gabilondo (PSOE) y Monasterio (VOX). La popular Díaz Ayuso no quiso participar
Los candidatos a la Comunidad: de izq. a dcha., Errejón (Más Madrid), Aguado (Cs), Isa Serra (Unidas Podemos), Gabilondo (PSOE) y Monasterio (VOX). La popular Díaz Ayuso no quiso participar - MAYA BALANYÁ

Elecciones autonómicasCiudadanos cubre el hueco del PP en el segundo debate autonómico, con más choques entre candidatos

Hubo encontronazos de Errejón con Aguado y Monasterio, y de ésta y Gabilondo y Serra, entre otros

MADRIDActualizado:

Un debate más bronco, con más choques entre candidatos y más vivo que el primero que se vivió el domingo en Telemadrid es el que enfrentó este lunes, durante 90 minutos, a cinco de los seis candidatos a la Comunidad de Madrid: en este caso, la ausente fue la popular Isabel Díaz Ayuso y por decisión propia: renunció a participar. La cita, organizada por El País y la Ser, fue en la sede del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM). Y allí, ante la silla vacía de la número uno popular, Aguado ocupó todo el espacio del centro derecha.

Y se le vio cómodo: rebatía tanto a Errejón -con el que tuvo varias «agarradas»- como a Gabilondo -más batallador y menos dispuesto a rehunir los ataques que en el primer debate-. Defendió los presupuestos de la legislatura, que han contado con sus votos, y muchas de las políticas realizadas con ellosInsistió en que no va a pactar con el PSOE tras el 26-M, y recordó varias de sus promesas electorales: abrir el Metro 24 horas durante los fines de semana, mejor gestión de la sanidad y «sin carga ideológica», bajadas de impuestos... Pero sobre todo, insistió en hacer un llamamiento al «voto útil» para que «la Comunidad no caiga en los populistas».

Gabilondo venía con la lección aprendida de la noche antes, y respondió desde el principio a las andanadas de Aguado. Su límite para pactar, dijo, está en la Constitución, pero como los acuerdos son cosa de dos y Ciudadanos no quiere, «ya hemos acabado», ha concluido. De las propuestas de Rocío Monasterio (Vox), dijo que le suenan «prepolíticas». Y a Aguado le acusó de haber hecho política «útil... para el PP» y de ser «como las bolitas del árbol de Navidad; yho prefiero hablar de los árboles, cambiar las estructuras». Prometió que con sus políticas, para un 98 por ciento de madrileños no subirán los impuestos: «No tendrán que pagar ni un euro más».

Íñigo Errejón (Más Madrid) llegaba al debate con ganas, tras prohibirle la Junta Electoral Central acudir al primero que se realizó, el domingo, en Telemadrid. Comenzó fuerte, cargando contra Ciudadanos y recordando que los colectivos LGTBI se han unido para pedir que no se pacte «con los que quieren volver a meterlos en el armario». Aguado no se calló, y le recordó que un concejal de Carmena -su compañera de papeleta en Más Madrid-, Mauricio Valiente, «tiene un poster de Lenin en el despacho, de un político que gaseó a la población».

Pide 150 nuevos trenes de Metro, 1.800 trabajadores y una inversión de 200 millones de euros en este transporte público. Se enfrentó también a Monasterio, a cuenta de la enseñanza pública, y le criticó que le interrumpiera cuando hablaba: «Para haber estudiado usted en un colegio privado, está usted muy mal educada».

La silla vacía de Ayuso

Rocío Monasterio (Vox) también estuvo contundente en sus argumentos y en sus ataques, y repartió andanadas de forma generosa: se presentó -en el reparto le tocó sentarse junto a la silla vacía de Díaz Ayuso- como la única alternativa «frente al consenso social-demócrata» porque «otros no vienen». A Gabilondo le pidió explicaciones por unas palabras de su colega extremeño Guillermo Fernández Vara, que «ayer dijo que éramos unos machistas de mierda; tendrá usted algo que decir».

Entre sus propuestas, que «se deje de gastar dinero en construir la nueva sede social de Metro» y lo inviertan en mejorar el servicio, y no en «bloquear al Madrid que madruga el acceso al centro, o a abrasar al que tiene un coche diesel». Recomendó al «marqués de Galapagar que venga en transporte público» y a los diputados de Podemos «que vayan a Bruselas en bicicleta, a ver cómo de coherentes somos». Interpelada por Gabilondo sobre si Cáritas o Save the Children podían considerarse dentro de lo que consideran «chiringuitos», dijo que «alguno sí», y propuso «auditar todos».

A Serra le recriminó que se arrogue la exclusiva del feminismo: «Vosotras no representáis a las mujeres», y criticó que «a los violadores reincidentes los queréis en la calle». Y tuvo también argumentos contra Errejón, al que se refirió con ironía: «El de la beca que luego no hizo nada va a hablar de la educación pública ...».

La candidata de Unidas Podemos-Izquierda Unida-Madrid en Pie, Isa Serra, que el domingo escuchó sin rebatir ninguna de las propuestas lanzadas por Vox, sí que lo hizo este lunes, y además ha avanzado otras propuestas, como retirar el concierto a los colegios que segreguen por sexo, incluir en el currículum una asignatura de feminismo, y una reforma fiscal que haga que «la mayoría social no pague lo que no pagan los ricos».