Montserrat Garcerán
Montserrat Garcerán - ABC

La edil de Tetuán convoca una protesta contra quienes critican su gestión

El manifiesto no hace ninguna mención a los problemas del barrio, pero sí a la «manipulación»

MADRIDActualizado:

Ahora Madrid Tetuán, el grupo municipal que dirige la concejal Montserrat, está a la cabeza de la convocatoria de una manifestación que, bajo el lema «Tetuán: orgullo, dignidad y convivencia», pretende denunciar «el sensacionalismo más amarillista que proyecta una imagen falaz de Tetuán en los medios de comunicación». Se revuelve, así, también contra la ciudadanía y «la manipulación política irresponsable» de los que critican su gestión sobre la evidente problemática de criminalidad que existe en la zona, especialmente, en el conocido como Barrio Latino.

La protesta tiene fecha y hora, el 16 de noviembre a las siete de la tarde. En la nómina de convocantes también se encuentran Podemos Tetuán; el PCE del distrito; IU; la asociación de Vecinos Cuatro Caminos-Tetuán (muy ligada a Ahora Madrid); la Parroquia Nuestra Señora del Encuentro; el servicio de Dinamización Vecinal de la FRAVM... Pero lo más sorprendente es que esté, además, la Agrupación Socialista de Tetuán, cuando sus concejales y vocales vecinos han apoyado la instalación de cámaras de videovigilancia y criticado la inacción de Galcerán ante el repunte de la inseguridad en el barrio. El propio edil del PSOE encargado del distrito, Antonio Miguel Carmona, ha visitado dos veces en una semana el barrio (la última, el viernes), para interesarse por su amplia problemática y ha exigido a Ahora Madrid medidas al respecto.

El manifiesto obvia los «after hours» ilegales;los asesinatos que se han cometido este año en el distrito; las bandas latinas; la impune venta de droga; las 500 viviendas «okupadas»; las amenazas de muerte a los vecinos que denuncian lo que ocurre; y los enfrentamientos de los asesores de Galcerán a gente de Ciudadanos. Nada de eso parece ser real para ellos.

De lo que sí se quejan es de que «en los últimos meses, Tetuán ha adquirido un protagonismo sin precedentes, representando la imagen de un distrito azotado por la delincuencia». «Una imagen –añade– distorsionada, que tergiversa y denigra el distrito».