La fachada de la Casa de Correos cubierta por el andamio
La fachada de la Casa de Correos cubierta por el andamio - ISABEL B. PERMUY

El edificio del reloj de la Puerta del Sol, de reforma «exprés» para llegar a dar las uvas

Los trabajos, de rehabilitación de cornisas y otros elementos pétreos, se acelerarán en la fachada principal para que pueda estar libre a mediados de diciembre, de cara a Nochevieja

MadridActualizado:

La Real Casa de Correos es posiblemente uno de los edificios más emblemáticos de Madrid, y sin duda uno de los más fotografiados y «televisados». Todo, gracias al reloj de su torre, conocido en toda España y en parte del mundo por ser el que tradicionalmente se utilizaba para dar las doce campanadas en Nochevieja. Este año, se han iniciado unas obras en sus fachadas que durarán hasta bien entrado el próximo. Los técnicos tienen orden de apurar al máximo los plazos para que la fachada principal, la del famoso reloj, esté libre a tiempo para las uvas.

A día de hoy, la fachada de la Real Casa de Correos, sede de la presidencia regional madrileña, está cubierta de andamios, y pronto lo estará de una lona que la cubra y disimule su actual estado. Y así va a permanecer durante bastante tiempo.

Lona decorada

Para que las fotografías de la Puerta del Sol no desmerezcan durante el periodo que duren las obras -nueve meses, tantos como un embarazo-, está previsto que la lona que la cubra en este periodo tenga una imagen de la fachada original.

Y sobre todo, se ha pensado en el momento en que este edificio se convierte en el principal foco de atracción de millones de españoles: las doce de la noche del 31 de diciembre, cuando es costumbre retransmitir desde allí las campanadas que marcan el ritmo para tomar las doce uvas de la suerte.

Los responsables de la consejería de Presidencia -encargada de las obras- han dado instrucciones para que se prioricen los trabajos en la fachada principal, «de tal manera que las obras en esa fachada terminen la primera semana de diciembre». Justo a tiempo para que las celebraciones navideñas no se vean afectadas, al menos en su aspecto estético.

No sólo el frontal del edificio está ahora tapado con andamios; lo mismo ocurre en los laterales, tanto el que da a la calle del Correo como el de la calle de Carretas, y en la parte trasera del edificio, la calle de San Ricardo.

Para los dos laterales -más visibles desde la plaza-, se estudiará la conveniencia de aplicarles la misma solución que a la fachada principal: colocarles una lona decorativa que disimule el aspecto durante los trabajos. En este caso, los trabajos se prolongarán durante todas las navidades, y no está previsto que finalicen hasta el mes de febrero del próximo año.

Las obras que se están llevando a cabo en la sede del Gobierno regional, explicaron desde la consejería de Presidencia, son de reparación de las fachadas, y se iniciaron el pasado 9 de mayo.

Concretamente, se trata de la rehabilitación de las cornisas y otros elementos pétreos. En una inspección del lugar se detectó que existían fragmentos inestables, que podrían llegar a desprenderse con facilidad al tratarse de piedra caliza, un material de fácil descomposición por los agentes meteorológicos.

Por 848.000 euros

Los trabajos van a prolongarse durante nueve meses, y para realizarlos, se convocó un concurso al que se presentaron ocho empresas. Finalmente, resultó adjudicataria la que proponía la oferta más económica para estas obras: el presupuesto total para llevarlo a cabo asciende a 848.914 euros. La empresa que se encarga de los trabajos es Lorquimur S. L.

Esta no será la primera vez en que la Puerta del Sol está, en parte o en su totalidad, en obras cuando llega la Navidad. Aún se recuerdan los cinco años que se prolongaron las obras de construcción de la estación de Cercanías en este punto. Unos trabajos que, por su complejidad, requirieron de mucho tiempo de ejecución, y que además se vieron afectados en su ritmo por la aparición, a mitad de la obra, de unos restos arqueológicos que obligaron a detener los trabajos.