La droga encarcela a mil personas desde Barajas
Un alijo en el estómago de «Jackie». La Agencia Tributaria dispone de despachos en la T-1 y la T-4 de Barajas, donde llegan los «vueos calientes». Allí es donde la Guardia Civil se encontró con esta perra, «Jackie», abierta en canal y con droga en el estómago, que, sorprerdentemente, llegó viva. Según los expertos, ésta es una técnica muy utilizada en Suramérica / MINISTERIO DEL INTERIOR

La droga encarcela a mil personas desde Barajas

CARLOS HIDALGO | MADRID
Actualizado:

La cocaína sigue siendo la «reina» de la droga en la aduana del Aeropuerto de Madrid-Barajas. De las alrededor de 4 toneladas de sustancias estupefacientes aprehendidas en el aeródromo, 3.271 kilos se correspondieron al «polvo blanco». Esta sustancia se sitúa en el primer lugar del «ranking» tanto en las actuaciones de la Guardia Civil como en la de la Policía Nacional. El saldo de detenidos entre ambos Cuerpos en todo 2009 fue de 1.018.

Los datos comparativos hablan de un descenso tanto en los arrestos como en las aprehensiones. Las cifras más detalladas son las ofrecidas por la Guardia Civil. No en vano, el Cuerpo Benemérito es el que tiene las competencias de inspección en los equipajes de las aduanas. La Policía Nacional también intercepta a «mulas» o «correos», pero su papel se enmarca dentro del control de pasaportes. Cuando ven algo extraño o sospechan de un viajero, dan el aviso en las aduanas de la T-1 y la T-4, donde se encuentra la Guardia Civil, que trabaja con técnicos de la Agencia Tributaria.

Más heroína y hachís

Concretamente, si en 2009 se han interceptado 3.562 kilos de droga, en 2008 la cifra fue ligeramente superior: 3.688. El pasado año sólo se incautaron de algo más de heroína (29 kilos, frente a los 28,8 de 2008) y hachís (51 kilos, frente a 14,5, según los datos ofrecidos por la Guardia Civil). La tendencia es, por lo tanto, a la baja desde 2007.

Pero, ¿cuál es el perfil de estas personas? Los «correos» y los «boleros», según fuentes de ambos Cuerpos, son personas, generalmente, necesitadas de dinero. El pago de unos miles de euros (depende de la cantidad) o simplemente un viaje al Caribe con todos los gastos incluidos puede ser motivo más que suficiente para llevar el «paquete» estupefaciente. Pese a lo que se pueda pensar, hay un alto número de españoles: 122 de los 360 detenidos por la Policía Nacional, lo que supone un tercio del total.

Eso sí, de sus detenidos, nada menos que 139 eran lo que se conoce como «boleros» o «mulas»: transportaban el estupefaciente en el interior del organismo; en la Guardia Civil, este porcentaje baja al 6%, con un total de 40 de sus 658 arrestos.

En total, durante 2009, se controlaron los equipajes de más de 48 millones de pasajeros, que embarcaron en más de 450.000 vuelos.

De cualquier modo, está claro que la mayoría de los «vuelos calientes» provienen de Iberoamérica. Pero no es el aeropuerto la principal puerta de entrada de la droga en nuestro país. «En este asunto, todo vale -indican fuentes policiales de la lucha contra el narcotráfico-. Y los aeropuertos están más blindados, pero es más fácil utilizar los puertos marítimos. En un barco pueden llegar hasta mil contenedores».

Los plátanos de la droga

En efecto. Tan sólo hay que echar un vistazo a lo ocurrido hace apenas un mes en el puerto de Sagunto (Valencia). Aparecieron 228 kilos de cocaína escondidos en un cargamento de plátanos. La mercancía, que provenía de Guayaquil (Ecuador), probablemente sólo era parte de un alijo mayor, puesto que, a comienzos de enero, aparecieron 80 kilos en cajas de bananos. Acabaron repartidos en diversos supermercados de una misma cadena, en la región y en Cáceres y Plasencia. La investigación continúa abierta.