Dos chicas pasan por delante de la puerta de la discoteca Macumba, tras ser clausurada
Dos chicas pasan por delante de la puerta de la discoteca Macumba, tras ser clausurada - ISABEL PERMUY

La discoteca Macumba se alquila desde el gimnasio de Miguel Ángel Flores

La secretaria del promotor de la fiesta mortal de Halloween en el Madrid Arena y un socio gestionan el arrendamiento. Piensan abrir en Reyes

MadridActualizado:

El 1 de julio de 2013, la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional interceptó la siguiente conversación telefónica entre Miguel Ángel Flores y una persona no identificada: «Te comento un poco -explica el controvertido empresario de la noche-: se abre Macumba. No la abro yo, pero ya te digo quién lo va a abrir, ¿vale?». Por aquellas fechas, ya hacía cinco meses que el Grupo Alonso, a través de la mercantil Eurotransac, se había presentado al concurso que el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) para la adjudicación de los locales de la planta superior de la estación de Chamartín. Tras la tragedia del Madrid Arena, el organismo dependiente del Ministerio de Fomento echó el cerrojazo a la discoteca Macumba, el santo y seña del emporio de Flores, y cambió el uso de sus locales para que no volvieran a acoger salas de fiestas.

Sacó a concurso las nuevas adjudicaciones en febrero de 2013 y Eurotransac fue la única que se presentó. En abril de 2014, se concedió la explotación a esa empresa del grupo Alonso. Hasta ahí, todo correcto. Pero el problema de fondo es que Alonso, con sede en Valencia, era uno de los socios que patrocinaba los eventos Ron Legendario que Flores organizaba en sus buenos tiempos. El nexo con el principal procesado por la tragedia del Arena va más allá; porque ABC se ha puesto en contacto con el nuevo adjudicatario. Quien gestiona los alquileres de los 9.200 metros cuadrados, adquiridos por un precio inicial de 5,8 millones de euros (que fue mejorado por Eurotransac, sin conocerse el importe real), es Gemma Aznal, la que fuera secretaria y mano derecha de Flores cuando presidía FSM Group, su emporio de la noche. Y que testificó en sede policial tras las cinco muertes en el pabellón municipal.

Adif cerró la sala tras el Madrid Arena y prohíbe que en esos espacios haya fiestas o discotecasPinchazo policial: «Se abre Macumba. No lo abro yo, pero ya te digo quien lo va a abrir, ¿vale?», dijo Flores

Como un equipo de este periódico comprobó personalmente, es la propia Aznal quien atiende a los interesados en los alquileres y lo hace desde el Castellana Sport Club, conocido como el «gimnasio de los famosos»; y detrás del que está Canacur, una sociedad vinculada a Flores. A esta empresa, según las investigaciones de la UDEF, ha ido buena parte del millón de euros que Flores obtenía de sus negocios en Ecuador y Panamá, previo paso por un entramado de bancos, testaferros y empresas.

«Eventos personales»

El asunto de Macumba toma cada vez más fuerza, porque, según ha podido saber este diario, la intención de los adjudicatarios es reabrir la sala alrededor de la festividad de Reyes, en apenas dos meses y medio. La idea sería hacerlo tras el «disfraz» de un lugar para eventos personales que duren hasta las seis de la mañana. ¿Por qué esta treta? Pues porque Adif cambió el uso de estos espacios y vetó la «explotación como discoteca, sala de fiestas o similar (ni éste ni ningún local del contrato), tal y como estipula el pliego», recuerdan fuentes del ente ferroviario.

Pero hay otro asunto que tampoco se entiende. Las mismas fuentes recalcan que, entre las causas de rompimiento de la adjudicación, estarían: no destinar el arrendatario el local a la actividad fijada (ya se están celebrando eventos de empresas, como comprobó un equipo de ABC); la realización en el local de actividades molestas, peligrosas, ilícitas; y el subarriendo, cesión o traspaso inconsentidos. Se desconoce si Adif es consciente de que ya se están realquilando los locales y si «consiente» esas subcontrataciones.