Protesta de los taxistas en el centro de Madrid
Protesta de los taxistas en el centro de Madrid - JAIME GARCÍA

La directiva de Élite Taxi dimite en bloque: «El sector ha sido utilizado en una guerra política»

Critican que el Ayuntamiento de Madrid dice ahora que no sacará la Ordenanza para VTC este mandato

MADRIDActualizado:

La junta directiva de la asociación Élite Taxi Madrid ha presentado su dimisión en bloque porque considera «no cumplidos los objetivos marcados» para el sector y que éste «tanto necesitaba». En un comunicado, denuncian que el taxi «ha sido utilizado en una guerra política en busca del voto electoral», y rechazan la actitud del Ayuntamiento, que «como Poncio Pilatos, cuando la Comunidad arremetía en los medios de comunicación contra el taxi se ha lavado las manos» y ahora les ha comunicado que la ordenanza municipal de las VTC «no verá la luz en esta legislatura».

Fuentes municipales confirmaron a ABC que la norma no verá la luz ni se aplicará en el presente mandato: «El Ayuntamiento ha continuado avanzando en la tramitación de la Ordenanza de VTC y llevará en breve a Junta de Gobierno su aprobación inicial, de modo que, aunque la tramitación continuará durante el siguiente mandato, queden planteados sus contenidos».

Los responsables de Élite Taxi, una de las organizaciones del sector que con más brío apoyó las movilizaciones de taxistas del pasado mes de enero, dan un paso atrás y convocarán ahora elecciones en la entidad para que se forme un nuevo equipo. En una comunicación pública, desde la asociación se dice que el Ayuntamiento les ha informado que están a la espera de que se realicen informes del departamento jurídico que justifiquen esta ordenanza, ante la previsible impugnación de la misma por parte del sector de las VTC. Por este motivo, la norma «no verá la luz esta legislatura», continúan, porque «el calendario electoral manda».

Impedir la norma

Insisten desde Élite en criticar que han sido utilizados «en una guerra política», y se ha «utilizado la excusa del paro sectorial para frenar su trabajo e impedir, de manera absolutamente sibilina, que la regulación municipal viera la luz en este mandato». El Gobierno local intenta «convencernos de que en el primer pleno del Ayuntamiento esta Ordenanza de las VTC verá la luz, independientemente de quien gobierne», algo que en Élite Taxi no creen porque están «absolutamente convencidos de que en ningún caso los partidos que apuestan por la desregulación del taxi y la VTC darán luz verde a esta ordenanza en estas condiciones».

En su conclusión de lo sucedido durante y tras el conflicto, Élite Taxi considera que «se dirigieron los dardos a la administración equivocada, y arrastraron a Élite a un callejón sin salida» cuando «lo eficaz hubiera sido ser un poquito más inteligentes» y «presionar todos juntos al Ayuntamiento de Madrid, que ya había demostrado una intención en la regulación de este servicio, dejándoles sin ninguna excusa para no hacerlo». Consideran que «electoralmente, tendrán su castigo en las urnas por un gremio que se siente traicionado».