Un diputado socialista dice en la Asamblea que el consejero tiene «bien ganado» el acoso sindical

ABC | MADRID
Actualizado:

El portavoz adjunto del PSOE en la Asamblea de Madrid, Adolfo Navarro, indicó ayer en los pasillos del Hemiciclo regional y en el transcurso de un pleno ordinario, que el consejero de Sanidad, Juan José Guemes, tiene «bien ganado» el acoso al que es sometido por los sindicalistas en sus últimas visitas a los centros sanitarios.

Adolfo Navarro hizo estas declaraciones, recogidas por Ep, al relacionar la intención del Ejecutivo regional de trasladar a privados parte del accionariado del Canal de Isabel II con «un ejemplo más de la política de Güemes, que de tanto privatizar olvida a los ciudadanos, olvida a la gente y lógicamente, muchos pacientes y trabajadores salen a protestar a su encuentro».

En este contexto, el portavoz adjunto socialista aseguró que «es un problema del señor Güemes y que conste que los socialistas condenamos cualquier tipo de agresión y violencia, pero se lo tiene bien ganado en parte por su provocación y por no atender a las necesidades de la gente y sólo pensar en los que negocios, que parece lo único que interesa a Güemes».

En el mismo pleno, pero en la tribuna, Esperanza Aguirre acusó al PSOE de legitimar los ataques contra su consejero de Sanidad en sus últimas visitas a centros sanitarios, a la vez que le mostraba su «apoyo incondicional». Interpelada por el diputado del PP Jesús Farmosel sobre las protestas de los últimos días en hospitales, Aguirre consideró «impresentable» la actitud de los grupos de la oposición (PSOE e IU) al no distanciarse de los ataques contra el consejero de Sanidad, informa Efe.

En su opinión, no sólo han apoyado la actitud de los trabajadores de los centros que increparon a Juan José Güemes en las últimas semanas, sino que «han fletado autobuses con cargo a los presupuestos municipales para ir a protestar» contra el consejero. Según explicó la presidenta madrileña, el párrafo 389 de la ponencia marco aprobada en el último congreso socialista dice que «es preciso reequilibrar las denuncias con activismo cívico de apoyo social y político a la sanidad pública». «Ahora los llaman activismo cívico -recalcó Esperanza Aguirre-, cuando lo único que hacen es decir que la sanidad pública está en peligro y no reconocen que la Comunidad de Madrid sin ninguna ayuda del Gobierno de la Nación ha abierto ocho hospitales». La presidenta reiteró que los grupos de la oposición legitiman la actitud violenta de quienes increpan al consejero al decir que «Güemes va provocando».