Detienen en Barcelona a los asesinos del joyero de Móstoles

M. J. Á./
Actualizado:

Los cuatro apresados pertenecen a una banda criminal de peruanos y dominicanos a la que se le imputa otros dos robos con violencia perpetrados en Madrid

MADRID. Un día después de la protesta del gremio de joyeros para reclamar más seguridad, la Policía detuvo en Barcelona a una banda de suramericanos, integrada por cuatro individuos, acusados de participar en el atraco a una joyería de Móstoles en la que asesinaron a su propietario, Antonio Sancho Arevalillo, de 54 años. El presunto autor material del homicidio, R. C. F, disparó a quemarropa a la víctima en su local, en presencia de su hijo, situado en la avenida de Felipe II. Sus cómplices, identificados como J. M. J. V., M. F. C., y M. P. S., formaban parte de un grupo criminal de nacionalidad peruana y dominicana especializado asaltar estos comercios con métodos extremadamente violentos.

Recuperado parte del botín

El día de los hechos, el 9 de junio pasado, la Policía recuperó parte del botín que arrojaron a un contenedor durante su huída. Las huellas que dejaron, así como la descripción que aportaron los testigos, han podido ser claves en el esclarecimiento del brutal homicidio.En la desarticulación de la banda, a la que se le imputan otros dos atracos en las calles del Pelícano y de Joaquín Turina, han participado agentes de la Jefatura Superior de Policía de la Ciudad Condal y de Madrid. En la operación se realizaron registros en ambas ciudades, en los que se han recuperado armas y joyas procedentes de los tres robos.

Polémica por la inseguridad

El ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, acusó ayer de «desfachatez» a los miembros del PP que participaron en la manifestación convocada por los joyeros. Aseguró haber visto «con perplejidad el que algunos representantes del PP, entre ellos el secretario general -Francisco Granados-, salieran a la calle con los comerciantes pretendiendo imputarle al Gobierno socialista el espectacular deterioro de la seguridad pública que se ha producido en los últimos ocho años». Granados replicó que «es un honor que mi partido esté donde los ciudadanos reclamen causas justas, Ahí nos verá el Gobierno de López Aguilar». Tras asegurar que «el PSOE no se entera de que está en el Ejecutivo, y no en la oposición y que su responsabilidad es gestionar los derechos y libertades de los ciudadanos, y arbitrar medidas judiciales y policiales».