Detenido un violador que regalaba a su novia lo que robaba a sus víctimas

Actualizado:

ABC

MADRID. No sólo violaba, sino que además obsequiaba a su novia formal con el botín que sustraía a sus víctimas. El hombre detenido ayer por agentes de la Policía Nacional, responde al nombre de Eduardo Junior P., tiene 24 años, y es el presunto responsable de una violación, dos agresiones sexuales, y cuatro robos con violencia e intimidación ocurridos en el madrileño distrito de Fuencarral.

El chico siempre actuaba de la misma forma: cometía sus delitos a altas horas de la madrugada, aprovechaba que las mujeres regresaban caminando solas y no dudaba en emplear un cuchillo para intimidarlas. La Jefatura Superior de Policía pudo realizar este perfil gracias a los datos extraídos de las denuncias y a los detalles aportados por las propias víctimas.

Habían visto «cosas raras»

Una vez identificado, los policías lograron detenerle a la salida de su casa cuando se dirigía a su trabajo. Lo que no había regalado a su novia, lo encontraron en su domicilio. Allí el presunto violador guardaba anillos, teléfonos móviles, cámaras de fotos y una pulsera plateada. Los investigadores averiguaron más tarde que la mayoría de los efectos intervenidos se encontraban en posesión de la novia del arrestado. Ésta reconoció que su pareja se los había regalado durante los últimos días.

Las vecinas del distrito se mostraron sorprendidas y aliviadas por la detención del hombre. Una mujer que se dirigía a la parada de Metro de Fuencarral, y que trabajaba por la zona, comentó que «últimamente» había visto «cosas raras» por el barrio y presencia policial, aunque reconoció que no sabía nada del presunto agresor. «Si le han detenido, es un alivio», comentó a Ep. A su lado otra vecina, que ya lleva cinco años viviendo en el distrito, Victoria, calificó el barrio de «muy tranquilo» pero también añadió que «por todas partes cuecen habas». «Por todas partes hay algo, pero yo no he tenido problemas», dijo.

Tampoco Jenny, que también vive ahí, se había enterado del suceso. «No he escuchado nada de eso», aseguró. De hecho «es tal la seguridad en el barrio que yo vengo a visitar a mi hermana por las noches y nunca he tenido ningún problema», aseguró.

Eduardo Junior P.G. carece de antecedentes policiales, aunque tiene incoado un expediente de expulsión por Infracción a la Ley de Extranjería. Las investigaciones sobre el caso se iniciaron en abril a raíz de la denuncia interpuesta por una víctima de agresión sexual que afirmaba, además, haber sufrido un robo con intimidación por parte del asaltante. En días posteriores se produjeron otros dos hechos de similares características.