PSOE

Detectan 203 votos «fantasma» que avalaron la investidura de la alcaldesa de Getafe

Ahora Getafe, marca municipal de Podemos, consultó a sus miembros el apoyo a la líder socialista. Los sufragios se emitieron desde el mismo ordenador y en muy poco tiempo

MADRIDActualizado:

Hasta 203 de los votos emitidos en la consulta interna de Ahora Getafe para aprobar su apoyo a la investidura de la alcaldesa, Sara Hernández (PSOE), pudieron ser falsificados. Esa es la hipótesis de la que parte la denuncia del responsable de la herramienta digital encargado del recuento de los sufragios: los votos bajo sospecha se registraron desde una misma IP (número de identificación de un ordenador) y en un breve lapso de tiempo, según ha podido saber ABC.

Según consta en el acta de la asamblea del pasado 18 de febrero, publicada por Ahora Getafe, se da cuenta de más de 200 votos, presuntamente injustificados, que habrían sido clave para la decisión de que la candidatura de unidad popular aupara a la también secretaria del PSOE-M a la Alcaldía. Cuando se llegó al punto número 2, relativo al proceso organizativo de la marca municipal de Podemos, la persona encargada de la herramienta informática de las votaciones ciudadanas informó de que en la votación del 11 de junio, donde se debatía si dos días después, en la inverstidura, el grupo debía abstenerse y entregar el bastón de mando a los socialistas en detrimento de la lista más votada (PP), se registraron 203 participaciones telemáticas simultáneas en un mismo espacio y con muy poco margen de diferencia entre voto y voto. Que todos estos apoyos se hicieron desde el mismo lugar, siempre según lo recogido en el acta de la asamblea, se justifica en que la IP coincide en todos los casos denunciados.

Voces de Ahora Getafe aseguran que el POSI quiere una comisión para depurar responsabilidades, pero no la ha presentado aún en ninguna de las Asambleas

Planteado este supuesto uso fraudulento de la herramienta, el responsable solicita que figure en acta y facilita un documento que da fe de su acusación, que, no obstante, no especifíca ningún nombre concreto. También se indica que, ese mismo día, la aplicación informática registró en ese lugar el acceso de una persona que pertenecía al Comité de Garantías. Prosigue el acta que, por alusiones, toma la palabra la persona del citado Comité y confirma que había validado tres DNI de personas que querían votar en la Casa Regional de Castilla y León. Se confirma, igualmente, que el número de IP registrado en los votos es el mismo que el del centro regional.

Según ha podido saber ABC, el aludido por esta presunta irregularidad es Jesús Béjar, miembro del Partido Obrero Socialista Internacionalista (POSI), uno de los tres partidos que integran la amalgama de siglas de Ahora Getafe, junto a Podemos y al sector crítico de IU. Fuentes cercanas a la candidatura han confirmado a este periódico que el POSI siempre se mostró en contra de actualizar el censo que regula la participación ciudadana.

Sin embargo, el propio grupo se ha desmarcado de posibles sospechas y cierra filas en torno a la idea de que, «mientras no se demuestre lo contrario, no tienen por qué pensar mal de nadie»; aunque con el matiz de que los 203 votos son un hecho objetivo que confirma en parte los rumores surgidos en junio por el mismo motivo.

Cien firmas de diferencia

Según esta fuente, rechazan la hipótesis de un presunto «pucherazo» porque durante la asamblea «no se hizo una acusación particular» y, por tanto, lo tomaron como una «referencia». Llegados a otro contexto, añade, «habrá que valorarlo». La portavoz de Ahora Getafe en el Ayuntamiento, Vanessa Lillo, reiteró esta postura y destacó que «no se ha planteado nada» en ese sentido. Lillo asegura que continúan con el «proceso de actualización» del censo para, entre otras cosas, «evitar la comisión de actuaciones fraudulentas» con, por ejemplo, un horario cerrado para votar.

La portavoz (IU) y Podemos rechazan una posible irregularidad y aseguran que no hubo una acusación particular, sino una «referencia» sobre el hecho

Sea como fuere, la contabilización de esos presuntos 203 votos irregulares fue clave para que Hernández fuera investida como alcaldesa de Getafe el 13 de junio. Según publicó un periódico local (El Buzón), el resultado final de la pregunta de Ahora Getafe fue de 465 síes y 371 noes, por lo que el margen de diferencia fue muy escaso, inferior a las cien firmas.

El POSI, señalado por esta presunta irregularidad, manifestó que «aún no ha decidido» qué hacer al respecto, aunque voces del grupo municipal aseguran que pretende llevar a cabo una comisión de investigación que, matizan, no ha planteado en ninguna de las asambleas recientes. La aparente falta de entendimiento en este tema no hace más que ahondar en la brecha que existe dentro del grupo y que los mismos implicados reconocen.

Aunque son tres las familias que integran Ahora Getafe, las diferencias se concentran fundamentalmente en dos bloques: a un lado, los dos concejales del POSI; al otro, los cinco ediles que suman entre Podemos (4) y los desencantados de IU, de donde procede la portavoz. Así, el principal desencuentro se produjo a cuenta de la votación de las ordenanzas fiscales del PSOE para 2016, tratadas en el pleno del pasado 23 de diciembre.

Conflicto interno

Ahora Getafe votó en contra de la aprobación de estas ordenanzas, pero apenas dos semanas después los dos representantes del POSI, Enrique Herrero y Javier Alcolea, se desmarcaron del partido y publicaron una carta en la que se arrepentían de esta decisión, con el cambio de que lo más oportuno habría sido la abstención. Lo cierto es que la afinidad del partido obrero internacionalista con el PSOE no era una novedad. Durante el proceso de negociación para la investidura de Hernández, Jesús Béjar declaró abiertamente su predisposición a que la formación municipal prestara su apoyo a los socialistas en la toma de posesión, con el objetivo prioritario de que el PP no repitiera mandato.