El estado de las habiaciones era «lamentable»
El estado de las habiaciones era «lamentable» - POLICÍA MUNICIPAL

Desmantelan un hostal clandestino en Usera: 150 euros por una cama en condiciones «infrahumanas»

Un matrimonio chino alquilaba habitaciones a inmigrantes en situación irregular

MADRIDActualizado:

Agentes de la Policía Municipal han desmantelado un hostal clandestino situado en el distrito de Usera. Se ubicaba en un garaje y un sótano de 140 metros cuadrados.

Allí, inmigrantes sin papeles alquilaban habitaciones: pagaban 150 euros al mes por una cama. El Cuerpo Local ha informado que se encontraba en «lamentables» condiciones higiénico-sanitarias. Los dueños se aprovechaban de la situación de vulnerabilidad de estas personas que se encuentran en España en situación irregular para poder operar en la más absoluta clandestinidad.

El hostal ya fue descubierto por la Policía el año pasado. Situado en el número 20 de la calle Madridejos de Madrid, un edificio de viviendas fue reconvertido en hotel, con un cartel en chino en su entrada.

Varios agentes municipales acudieron al lugar para llevar a cabo unas identificaciones solicitadas por la Guardia Civil en el marco de una investigación del instituto armado en Valencia. Fue así como descubrieron el hostal clandestino, que regentaba un matrimonio chino transformando el bloque de viviendas en 12 habitaciones hoteleras. Al darse cuenta de la situación, lo inspeccionaron, averiguando que no contaba con licencia ni seguro ni medidas de seguridad como equipos contra incendios. Por eso, los agentes levantaron un acta de denuncia que la trasladaron a la Junta de Distrito para que decidiera si clausuraba el negocio.

Ahora, tras recibir denuncias por parte de un local de la calle al que estaban ocasionando molestias, los agentes volvieron a realizar una inspección. Así, los agentes comprobaron que los recibos que justificaban los pagos mensuales carecían de validez documental porque no presentaban los datos del arrendador y cuando los inquilinos alquilaban las habitaciones no era necesario acreditar su identidad, incumpliendo lo establecido en la Ley 4/2015 de Protección de la Seguridad Ciudadana.

Además, localizaron en habitaciones a tres personas que tenían camas alquilados y que decían pagar 150 euros mensuales por una de ellas.

El establecimiento se encontraba dividido en 9 habitaciones con 15 camas en total, separadas por tablones de madera viejas, puestos con cadenas y candados, sujetas a las paredes sin ninguna estabilidad, suelos de moqueta irregular sin techo y sin ventanas de ventilación e iluminación natural, en «condiciones infrahumanas».

La cocina no tenía salida de humos ni medidas de seguridad, con el techo lleno de hollín y moho. El baño era común y se encontraba igualmente en mal estado de higiene. Toda la construcción era de maderas y telas altamente inflamables, careciendo de extintores, vías de evacuación y puertas de emergencia.

El local se encontraba en un estado de salubridad «muy deficiente», por lo que era un foco de infección con un alto riesgo de contaminación ambiental por plagas de insectos y roedores, afectando este estado de insalubridad a todos los vecinos.

Se comprobó que el establecimiento es de uso comercial y se localizaron las habitaciones publicitadas por 150 euros mensuales en un portal de venta de segunda mano. Así, los agentes solicitaron con carácter urgente el cese de la actividad por deficiencias «muy graves» en seguridad e higiene y consideran que puede constituir un ilícito penal contra los derechos de los consumidores y usuarios.