Andén de la línea 5 en la estación de Ópera
Andén de la línea 5 en la estación de Ópera - Isabel Permuy

El desgarrador relato de una agresión machista: «Estaba en el Metro y no me dejaron denunciarlo»

La joven presenció cómo un hombre agarraba del cuello a su pareja sin que la Policía y los vigilantes de seguridad le permitiesen poner una querella

MADRIDActualizado:

El buen uso de las redes sociales a veces sirve para dejar constancia de una injusticia o denunciar un hecho que debería tener cabida en una comisaría. Esto es lo que hizo la twittera Mar Baena tras presenciar una «agresión machista» en la línea 2 de Metro de Madrid. La joven volvía a casa con su novio cuando decidieron esperar el suburbano en la estación de Ópera. No imaginaba que minutos después se dirigiría a una sede policial a denunciar la violencia de la que fue testigo y que la respuesta de los agentes sería: «Si no tienes datos, no puedes denunciar».

El relato de Mar comienza en el andén de la línea roja, en dirección Cuatro Caminos. Enfrente una pareja discutía. «Por si iba a más» Mar y su chico comenzaron a prestar atención. Fue entonces cuando el hombre «pegó varios empujones» a la víctima, mientras trabajadores de seguridad que estaban cerca parecía que no veían lo que estaba ocurriendo a escasos metros. El presunto agresor continuó con la violencia y cogió a su novia del cuello.

Tras varios gritos de auxilio propiciados desde el otro lado del andén, el trabajador del suburbano se acercó a la pareja y el chico lo único que hizo fue desaires «chulescos». Mar y su novio cruzaron al otro lado para explicar lo sucedido. La chica estaba llorando y el «agresor» calmado, «seguro de sí mismo». Le piden a la chica que se calme, que ellos actuarán como testigos de todo lo que han visto. Eso solo desata la furia del presunto agresor: «¿Yo le he pegado? ¡Yo no he hecho nada! Es un juego», califica el hombre el supuesto agarrón del cuello y los empujones.

A pesar de lo ocurrido, la víctima no quiere denunciar y justifica la violencia de su pareja: «Está un poco borracho». Mar intentó convencer a la mujer y llamar a la Policía, pero el novio se desesperó: «Que venga la Policía, ¡que venga! Yo no he hecho nada», dijo él. «¿Pero tú eres tonto? Con los antecedentes que tienes...», contestó ella. Decidió marcharse con él, aunque la Policía estaba en camino.

El novio de Mar convenció al de seguridad que fuese tras ellos, pero no les dio alcance. Esperaron a que la Policía llegase, pero los agentes nunca lo hicieron. Mar se armó de valor e, impotente, salió a la calle dispuesta a poner una denuncia con los datos que tenía: descripción del hombre, de lo ocurrido y cámara de seguridad que ha captado las imágenes.

«Me pongo a llorar llena de impotencia. En mi conciencia no iba a quedar el haber visto esa agresión y quedarme de brazos cruzados», explica la joven en redes sociales. «¿Y si a esa chica le pasa algo esta noche y nadie ha hecho nada por evitarlo?».

Pero la respuesta obtenida por parte de la Policía no fue lo que esperaban. Los agentes no podían hacer nada. Tan solo tomar datos para que quedase contancia de que había un testigo si la víctima decidía denunciar. El relato en Twitter se viralizó en poco tiempo y cientos de usuarios compartieron la feroz crítica a la actuación de Metro y de la Policía y la impotencia de no poder denunciar un caso de violencia a pesar de no ser la víctima. El último mensaje de Mar es una pregunta: «Si en lugar de una agresión machista hubiera visto un asesinato, ¿tampoco pondría poner la denuncia?».

Por redes sociales, Metro se hizo eco del tema y sí contestó. «Puedes confiar en que trataremos estos datos con toda seriedad».