Un operario retira la placa de la calle de Millán Astray
Un operario retira la placa de la calle de Millán Astray - ABC

Denuncian al Ayuntamiento de Madrid ante el Tribunal de Cuentas por la Memoria Histórica

La plataforma Millán Astray acusa al Gobierno de Manuela Carmena de malversación de caudales públicos

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La plataforma Millán Astray ha presentado ante el Tribunal de Cuentas una denuncia contra el Ayuntamiento de la capital por presuntas irregularidades en la gestión económica de la Memoria Histórica y el cambio de calles con referencias franquistas, que podría incurrir en una malversación de caudales públicos.

El escrito presentado por la asociación, que ya ha formulado otras tres reclamaciones en otras instancias, se sustenta en supuestas anomalías en la fiscalización de los gastos por el Servicio de Intervención del Consistorio, el desconocimiento de las partidas presupuestarias sobre las dietas y gastos de los miembros del Comisionado y el coste desigual de las nuevas placas y señalizaciones urbanas de las denominaciones del callejero.

«El Ayuntamiento dice que los gastos de las nuevas placas se hacen con cargo a un contrato de 2013, lo que no sería posible, pues en ese año no gobernaba Ahora Madrid ni había Memoria Histórica en Madrid», justifica la plataforma en su denuncia.

Además, la asociación en recuerdo al fundador de La Legión señala que «no entienden» la política del equipo de Gobierno en cuanto a los sueldos de sus cargos de confianza. Indican que Ahora Madrid les insta donar una parte de su salario a proyectos sin ánimo de lucro, pero estos no lo publicitan. «Podríamos estar ante donaciones ilegales al propio partido que gobierna a sus entramados asociativos paralelos», sostienen. En ese sentido, la plataforma adjunta un enlace de una información que lleva más de un año sin actualizarse.

La denuncia de la plataforma Millán Astray se hace dos semanas después de que se conociera el gasto del Ayuntamiento en el cambio de calles, precisamente tras una petición de información de la asociación. Como ha informado ABC, el Gobierno de Manuela Carmena ha gastado ya un total de 114.683,36 euros (IVA incluido) para eliminar referencias franquistas en la capital.

Despacho de Sauquillo

La acusación ante el órgano fiscalizador también pone en el foco las presuntas irrgularidades de un contrato entre la empresa municipal Madrid Destino y el despacho de la presidenta del Comisionado de la Memoria Histórica, Paca Sauquillo. «Nos encontramos ante un claro conflicto de interés por cuanto que no es legal que la presidenta cobre de forma indirecta con su despacho de abogados por servicios de asesoramiento y sus empresas», dice el escrito.

Así, habida cuenta de los presuntos pagos indebidos a Sauquillo, los importes «incongruentes e ilógicos», las donaciones –siempre según la plataforma Millán Astray— de cargos de confianza que no se publicitan, la ausencia de controlo y la «opacidad informativa», instan al Tribunal de Cuentas a abrir una investigación por una posible malversación de caudales públicos en la gestión.