Imagen de archivo del tráfico madrileño
Imagen de archivo del tráfico madrileño

Demuestran que la restricción del tráfico de Carmena costará más millones que los que ahorrará

Un estudio elaborado por expertos de la «Escuela Politécnica Superior de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos» ha analizado pormenorizadamente el Plan A

MadridActualizado:

La prohibición de que los vehículos sin etiqueta ambiental de la Dirección General de Tráfico (DGT) puedan circular por el interior de la M-30, una medida aplicada por primera vez el pasado miércoles con el nuevo protocolo anticontaminación del Ayuntamiento de Madrid, supondría 19,8 millones más en costes de transporte para ciudadanos y empresas en 2025, con lo que entonces no se compensaría el ahorro que conlleva la reducción de emisiones contaminantes en la capital.

Esta es la conclusión principal del estudio ‘Impacto en el transporte de las medidas para mejorar la calidad del aire en las ciudades. Aplicación a las restricciones por categoría de motor’, elaborado por José Manuel Vassallo, Paola Carolina Bueno, Alejandro Ortega, Julio Alberto Soria y Javier Tarriño, de la Escuela Politécnica Superior de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM).

El estudio, realizado para la Fundación Corell y al que tuvo acceso Servimedia, analiza el Plan de Calidad de Aire y Cambio Climático de la ciudad de Madrid (conocido como Plan A), y se centra en una de las 21 medidas incluidas en el capítulo de movilidad sostenible: la renovación del parque circulante.

Esta medida implica crear las condiciones necesarias para limitar la circulación de los vehículos más contaminantes (es decir, que no lleven el distintivo ambiental de la DGT) en todo el municipio de Madrid en 2025, año en que el Plan A indica que se aplicaría un área central de restricción a los vehículos gasolina y diésel matriculados antes de 2000 y 2006, respectivamente. Esta idea se ha adelantado recientemente con la puesta en marcha de Madrid Central.

Costes y beneficios

Los investigadores han evaluado los costes y los beneficios que supondría prohibir que los vehículos más contaminantes puedan acceder al interior de la M-30 a partir de 2025.

Para ello, dividieron Madrid en cinco zonas (dentro de la M-30, la M-30, entre la M-30 y la M-40, la M-40 y fuera de la M-40) y proyectaron el parque de vehículos que habrá en 2025 en función de su tipología y del potencial contaminante. Entonces, no tendrían etiqueta ambiental de la DGT un 39,1% de los vehículos pesados; un 14,7% de los vehículos ligeros; un 12,8% de las motos, y un 7,1% de los coches.

Además, examinaron la evolución del tráfico con un índice de intensidad media diaria de vehículos en las distintas zonas (habrá un 3% más hasta 2020 y un 2% más entre 2020 y 2025) y calcularon los costes del viaje promedio de circular por Madrid en combustible u otros factores, ya sea en hora punta o no y a distintas velocidades.

En consecuencia, la circulación con vehículos más limpios por el interior de la M-30 en 2025 supondrá un coste económico de 223.637,09 euros diarios, o bien 81.627.536,88 euros ese año.

Evaluación previa

Por otro lado, el estudio analiza qué coste supone el ahorro de emisiones (óxidos de nitrógeno, partículas y dióxido de carbono) a la atmósfera como consecuencia de restringir el tráfico a los vehículos sin etiqueta ambiental de la DGT.

Este apartado cuantifica el coste de daño de los contaminantes por cada tonelada emitida y tiene en cuenta tanto los efectos sobre la salud como sobre materiales o la biodiversidad. Así pues, habría un beneficio anual de 61.848.211,62 euros en ahorro de emisiones contaminantes a la atmósfra producido por los tres contaminantes evaluados en 2025 (169.447,16 euros al día).

La diferencia es de 19.779.325,26 euros más en costes de transporte que en ahorro medioambiental, por lo que los investigadores aconsejan que las restricciones a la circulación de vehículos «sean previamente estudiadas y valoradas con precisión».