FCC deja La Peineta por el riesgo de la operación Mahou-Calderón

El Atlético se ve obligado a retomar la construcción con financiación privada

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las obras de La Peineta continúan su rumbo, pero el Atlético de Madrid ha tenido que hacer encaje de bolillos para seguir adelante con la construcción y cumplir los plazos para el traslado del club al futuro estadio en agosto de 2017. A finales del año pasado, el club que preside Enrique Cerezo se vio obligada a rehacer los términos de su contrato con Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), tal y como confirman desde el Atlético. La constructora era la encargada hasta entonces de erigir el nuevo templo y asumir el coste de la edificación (195 millones de euros) a cambio de quedarse con la explotación de los terrenos de los rojiblancos en el ámbito Mahou-Calderón. Pero a FCC no le interesaba ya este negocio desde que el magnate mexicano Carlos Slim se convirtió en el primer accionista de la compañía.

Slim rechazó los terrenos que se dedicarían a la promoción de vivienda dada la incertidumbre sobre el planeamiento de la ribera del Manzanares. Además de los varapalos de la Justicia, el plan tiene que volver a rehacerse por orden expresa del Gobierno de Manuela Carmena para reducir la edificabilidad: no quieren ni tantos pisos ni rascacielos. El anterior proyecto, aprobado por el PP con Ana Botella al frente, proyectaba 2.000 pisos de venta libre en dos rascacielos de 36 plantas y otras ocho torres de hasta 20 pisos. Nada de esto verá la luz.

Crédito de 160 millones

Fue en 2010 cuando el Atlético cedió a FCC la explotación de los aprovechamientos que le correspondían del entorno de Mahou-Calderón. En total, un 45% de los más de 204.000 metros cuadrados del ámbito son del Atlético, otro 45%, de Mahou, y un 10%, del Ayuntamiento. Como avanzó ayer «El País», el club deportivo vuelve a ser dueño de estos dominios, pero espera venderlos pronto, ya que tiene que devolver los préstamos que el Grupo Financiero Inbursa, propiedad de Carlos Slim, va cediendo mensualmente para poder terminar de construir La Peineta. En total necesita 160 millones de euros. El crédito está garantizado para que terminen la obra en junio de 2017. Esperan poder ceder los aprovechamientos antes de julio del año que viene para pagar. Si no, el límite para devolver la financiación es julio de 2017.

Nueva negociación

La operación Mahou-Calderón está paralizada por el TSJM desde el pasado mes de julio. Indistintamente de lo que decidan los tribunales, el plan se rehará sí o sí por orden expresa del equipo de Ahora Madrid. En las próximas semanas se formarán tres equipos técnicos por cada una de las partes implicadas (Atlético, Mahou y Ayuntamiento) para sacar adelante un nuevo proyecto con un equipo común.

La filosofía es que haya menos viviendas y que se compense a las entidades con menos cargas urbanísticas. El Ayuntamiento se encargaría, según informaron fuentes de la operación, de soterrar la M-30.

En la última comisión de Desarrollo Urbano Sostenible, el director general de Planteamiento y Gestión Urbanística, Juan Carlos Lasheras, dio traslado de la decisión unilateral del Ayuntamiento respecto al plan: «A pesar de que la reciente modificación de la ley [del suelo] permitiría previsiblemente reiniciar un planeamiento de las mismas características, es intención de esta área de gobierno reiniciar una ordenación urbanística disminuyendo la edificabilidad y reequilibrando las cargas urbanísticas, que precisando el interés público se integre y mejore el entorno urbano de manera más equilibrada». El Consistorio también someterá a consulta ciudadana qué se quiere en este espacio.