Manuela Carmena durante el Debate del estado de la Ciudad
Manuela Carmena durante el Debate del estado de la Ciudad - Isabel Permuy

Debate del Estado de la CiudadPopulismo y promesas incumplidas: tres años del gobierno de Manuela Carmena

El balance triunfalista de Ahora Madrid que la alcaldesa llevará hoy al Pleno «olvida» los proyectos estrella que no verán la luz antes de mayo

MadridActualizado:

El último Debate del Estado de la Ciudad de este mandato se prevé turbulento. Quedan ocho meses para los comicios municipales y Manuela Carmena ya ha desvelado que su nombre irá en lo más alto de la lista que represente, en una plataforma que se va a cocer a fuego lento durante los próximos meses y que agrietará más las tensa relaciones entre sus concejales y los partidos que dan vida a Ahora Madrid. Su discurso se centrará en los méritos de su gestión, alabanzas encaminadas a revalidar en las urnas en 2019. Para la oposición del PP y Ciudadanos, Carmena supone la mayor amenaza para poder instalarse en Cibeles, así que el Salón de Plenos se convertirá hoy en el escenario de un debate preelectoral, en una escabechina dialéctica para colgar el suspenso al Gobierno.

Begoña Villacís, la portavoz de Cs, tiene casi asegurado el billete como candidata por su partido -aunque debe someterse a primarias-, lo que le permitirá colar alguna promesa para un nuevo mandato; el líder del PP, José Luis Martínez-Almeida, sin embargo, aún no ha sido bendecido por Génova para hacer frente a la exjuez en mayo de 2019, así que se espera que el sucesor de Esperanza Aguirre sea hoy el que desgarre las costuras a la marca blanca de Podemos en Madrid.

Más benévolo será el PSOE, que encabeza Purificación Causapié -con un futuro más negro en la ciudad como número uno-, el aliado que ha acostumbrado al equipo de Gobierno a todo tipo de concesiones, a poder saltarse sus acuerdos sin consecuencias pese a que algunos de sus ediles hayan tenido que apretar fuerte los dientes.

El balance de Ahora Madrid olvidará mencionar sus fracasos: promesas y proyectos que han pasado al debe de este partido populista, o que se quedarán a medias, y que se puede recordar a golpe de hemeroteca.

Sueldos y desahucios, compromisos olvidados

La bajada de sueldos de los concejales de Ahora Madrid y la paralización de los desahucios fueron las dos grandes promesas estrella de la agrupación en 2015. Se incluía en su programa electoral y, la primera, en el reglamento económico. En cuanto los veinte concejales tomaron sus escaños, admitieron que sería imposible llevarlas a cabo. En materia salarial readaptaron su discurso arguyendo que la reducción tenía que votarse en Pleno y afectaba a todos los partidos. Para paliar el engaño inicial, se comprometieron a hacer donaciones anuales a diversos organismos. Pero hasta la fecha, todos cobran íntegramente su salario. Indistintamente de las dádivas que hagan, los ediles Ahora Madrid siguen costando lo mismo a los madrileños que los de los anteriores gobiernos.

En cuanto a los desahucios, desde Alcaldía y Equidad admitieron rápidamente que no tenían competencia para actuar. Para tratar de mantener su palabra crearon, un mes después de llegar a Cibeles, la Oficina de Intermediación Hipotecaria. Su fracaso fue tal, que un año más tarde tuvieron que echar el cierre.

Imputaciones: caso omiso a su código ético

Carmena y los suyos se comprometieron a cumplir su código ético, pero rápido se saltaron sus propias normas. El caso más clamoroso es el de las triples imputaciones de Carlos Sánchez Mato y Celia Mayer, que podrían ser procesados por presuntos delitos de prevaricación, malversación y delito societario por la causa del Máster de Tenis. La «biblia» de Ahora Madrid es clara en este sentido: existe el « compromiso de renuncia o cese de forma inmediata de todos los cargos, ante la imputación por la judicatura de delitos relacionados con corrupción».

4.200 pisos anunciados, sólo 1.200 iniciados

El acceso a la vivienda continuará siendo uno de los grandes problemas de los madrileños. El Gobierno de Ahora Madrid prometió a mitad de legislatura un plan que abarcaría de 2016 a 2019 donde se comprometía a construir 4.200 pisos. A julio de 2018, según publica en su página la Empresa Municipal del Suelo y la Vivienda, había adjudicado las obras o iniciado 1.267 pisos. El resto o están en fase de redacción, licitación o fase previa del proyecto.

Pobreza energética: sin ninguna medida concreta

En 2015, Carmena y la responsable de Equidad y Derechos Sociales, Marta Higueras, anunciaron que iniciarían un plan municipal contra la pobreza energética. Se llegó a decir que el Ayuntamiento sufragaría los recibos de los más vulnerables. Hoy, todos esos propósitos se resumen en la redacción de un informe para ayudarlos frente a las compañías eléctricas, así como la intermediación para evitar que les corten el suministro. Tampoco ofrecieron cifras de casos atendidos. El Gobierno central legisló en 2017 el bono social energético. El reglamento tienen que desarrollarlo las comunidades autónomas y posteriormente establecer convenios con los ayuntamientos para hacerlo efectivo. Aún no se ha avanzado en esta fase entre las dos administraciones.

De la insurrección a la amortización de la deuda

Carmena ha sido el sello que ha impuesto cierta cordura a algunos de los dislates que incluía el programa de Ahora Madrid, que planteaba no pagar la «deuda ilegítima» de Madrid. Cualquier arrebato de atentado al Estado de Derecho ha sido neutralizado, como el de Carlos Sánchez Mato con su insistente incumplimiento a la regla de gasto. El discurso de la deuda se ha invertido por completo y se ha pasado de la insurrección a la amortización a pasos agigantados -por imperativo legal-, debido a la dificultad de no acometer centenares de proyectos e inversiones con el remanente del Ayuntamiento. Ahora, la reducción de la deuda es su maquillada bandera.

Escuelas infantiles: de 16, quieren abrir 10 en 2019

Uno de los acuerdos sellados entre Ahora Madrid y PSOE para sacar adelante sus presupuestos en 2016 fue la construcción de 16 escuelas infantiles. Las obras para levantarlas se fueron posponiendo año tras año. Ahora, el Ayuntamiento asegura que diez se abrirán a principios del próximo año porque ya están en obras; las otras tres restantes, a lo largo de 2019.

Crisis continuas: Memoria, Bicimad, Lavapiés...

No ha habido año para Carmena en el que no se le haya abierto una crisis de Gobierno. La primera llegó con los tuits polémicos de sus concejales. Las manifestaciones realizadas por Guillermo Zapata en la red social le costaron su cargo con delegado de Cultura y su procesamiento y posterior absolución por un delito de humillación a las víctimas del terrorismo. La brecha volvió a abrirse a finales de 2015 con la mala aplicación de la Memoria Histórica que llevó a cabo la sucesora de Zapata, Celia Mayer, quien encadenó polémicas como la de los titiriteros del Carnaval de 2016. Carmena terminó por quitarle el cargo en marzo de 2017.

A finales del año pasado también fue destituido Sánchez Mato por su empecinamiento para no cumplir con la Ley de Estabilidad. La última causa judicial, con comisión de investigación incluida, que ha dejado en evidencia la gestión municipal ha sido Bicimad, cuya fase de instrucción se ha ampliado por la complejidad de la documentación. La otra gran crisis de estos tres años ha sido, sin duda, la de Lavapiés, con la muerte del mantero Mmame Mbaye. El propio delegado de Seguridad, Javier Barbero, y ediles como Rommy Arce, Montserrat Galcerán o Pablo Carmona cuestionaron la labor de la Policía Municipal, acusándoles, entre líneas, de ser los culpables del fallecimiento del senegalés, que murió de un infarto.