Aspecto actual del convento de las Damas Apostólicas de Madrid
Aspecto actual del convento de las Damas Apostólicas de Madrid - MAYA BALANYÀ

Damas ApostólicasPatrimonio blinda un convento de 1929 y obliga a la propiedad a reconstruirlo

La Comunidad declarará Bien de Interés Patrimonial (BIP) el complejo religioso del paseo de la Habana, que empezó a demolerse hace más de veinte días

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Comunidad de Madrid obligará a la nueva propiedad a reconstruir el convento de las Damas Apostólicas que comenzó a derribarse hace veinte días. Según ha podido saber ABC, el Gobierno de Cristina Cifuentes declarará Bien de Interés Patrimonial (BIP) el complejo de 1929 que se encuentra en el paseo de la Habana. El informe del expediente, que ha empezado ya a tramitarse, indica que el complejo -de estilo neomudéjar tardío-, reúne las características suficientes y necesarias para protegerlo, a pesar de que la construcción presentara síntomas de degradación.

La orden expone que el dueño de los terrenos -la sociedad Global Alchiba- deberá utilizar el mismo material demolido para la reconstrucción y, en caso de que una parte sea inservible, tendrá que utilizarse uno similar para respetar la imagen del edificio religioso. El expediente, que deberá ser ratificado en una próxima Comisión Regional de Patrimonio, «blindará» la fachada del convento, los dos patios, así como una pequeña construcción de guardeses que hay dentro de la parcela. Hoy se les notificará la paralización definitiva de las obras de demolición.

Responsables de Patrimonio mantuvieron el martes una reunión con la sociedad inmobiliaria donde se les advirtió de la situación. Fuentes autonómicas destacan que el encuentro fue «más que satisfactorio», aunque entienden que Global Alchiba pueda emprender acciones legales para defender sus intereses. La compañía desembolsó una importante cantidad de dinero para adquirir el complejo cuando contaba con todos los permisos para derribarlo y levantar una residencia de estudiantes de «alto standing».

No contaba con que uno de los permisos, el que le facultaba a proceder con la demolición, iba a dar problemas. Se trata de una declaración responsable -un procedimiento rápido y con menos garantías para estos casos- que le otorgó una Entidad Colaboradora de Urbanismo (ECU) -empresas privadas que aligeran la tarea de los ayuntamientos a la hora de dar licencias- llamada Deklara Obras y Actividades. Esta ECU dio un permiso imposible: el convento estaba protegido por la ley de Patrimonio (3/2013) de la Comunidad de Madrid. En su disposición transitoria primera, la norma especifica que no se puede demoler ningún convento anterior a 1936.

Errores y críticas

Por una razón o por otra, nadie se dio cuenta de esto salvo el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM), que estaba obligado a sellar el visado de demolición. «Nosotros no tenemos capacidad administrativa, pero sí podemos alertar», sostiene José María Ezquiaga, decano del COAM, institución que elabora y actualiza un catálogo con los edificios madrileños que tienen un valor singular. «Si se plantea la demolición de un edificio de estas guías, damos alerta al Ayuntamiento o a la Comunidad», explica Ezquiaga, quien lamenta que esta vez su aviso no fuera atendido a tiempo.

Aunque ayer, en la comisión de Urbanismo, Mercedes González, concejal del PSOE, acusó de mentir al concejal del ramo, José Manuel Calvo. González sostuvo que en Cibeles conocían con anterioridad que se iba a producir este derribo y que eran conscientes de que el edificio estaba protegido. También le afeó el PP al Gobierno, por medio de la edil Paloma García, que se dedique a «echar balones fuera hasta que pase el temporal»; mientras que Bosco Labrado, por Ciudadanos, recordó que el Catálogo municipal de Edificios Protegidos tiene que actualizarse: «Debe reconocer que tiene parte de responsabilidad en esto».

Denuncia vecinal

«Si no llega a ser por los vecinos, esto está en el suelo», resalta Amparo Berlinches, presidenta de la asociación Madrid, Ciudadanía y Patrimonio, que el pasado día 21 dio la voz de alarma. El día 23, el Ejecutivo ordenó paralizar las obras y se abrió un plazo que vencía hoy para que Patrimonio tomara una decisión sobre el futuro del convento. Paloma Sobrini, directora general de Patrimonio, resalta a ABC que protegen el inmueble con la intención de «dejar claros los criterios que garanticen que esto no vuelva a ocurrir y que se pueda disfrutar del patrimonio durante los próximos cien años».

No obstante, es posible que en la parcela del paseo de la Habana se desarrollen nuevos usos urbanísticos permitiendo a la propiedad que, además de rehabilitar el inmueble dañado, construya otros para su explotación. Aún así, esta determinación abre otro escenario: «Muy previsiblemente serán los jueces los que tendrán la última palabra», vaticina Ezquiaga. El decano del COAM atribuye a «un cúmulo de circunstancias adversas» la demolición parcial del convento, pero celebra que este caso pueda servir para mejorar los mecanismos de protección del patrimonio: «Creo que lo positivo es que el Ayuntamiento se ha decidido a actualizar el catálogo. Si no se actualiza, podremos salvar hoy este convento o mañana una casita, pero en la práctica vamos a estar siempre detrás de los acontecimientos».

Pilar Pereda, asesora del área de Urbanismo del Ayuntamiento, confirma este extremo y anuncia que también está casi lista la nueva ordenanza que va a regular esta materia: «Con la nueva norma, una ECU no va a poder actuar sobre ningún edificio protegido». Así se cierra la puerta a procesos rápidos vía declaración responsable en estos casos. Hasta entonces, hay que reconstruir el convento de las Damas Apostólicas porque, como defiende Berlinches, «la ley lo deja clarísimo: hay que restituir lo que se ha tirado».