La curva no desaparecerá, pero se ampliará el radio

Actualizado:

La ya conocida como «curva de la muerte» de la carretera M-607 no desaparecerá, tal y como declaró el martes el consejero Francisco Granados. Ayer, el director general de Carreteras de la Comunidad, Francisco de Borja Carabante explicó que se va a ampliar el radio de curvatura de la misma, obra que culminará en, aproximadamente, dos meses. Asimismo, indicó que las obras de mejora del tramo comprendido entre el kilómetro 25,7 al 35,6 ya comenzaron el martes. En todo este recorrido se procederá a asfaltar el firme. La consejería de Transportes e Infraestructuras estima que la obra total finalice dentro de seis meses. Por el momento se han incorporado bandas sonoras ajustadas a la normativa que, al parecer, debido a su altura, dificultan el tráfico.