El edil de Seguridad, Javier Barbero, se esconde en un coche en medio de la protesta - ABC

La cúpula de la Policía Municipal de Madrid, acosada por 300 agentes tras la protesta por la eliminación de las UCS

El responsable de Seguridad del Ayuntamiento tuvo que refugiarse en un bar mientras los funcionarios coreaban: «Fuera, fuera», «Sinvergüenzas»

MadridActualizado:

Unos 300 agentes concentrados en la Plaza de la Villa en protesta por la desaparición de las Unidades Centrales de Seguridad (UCS), han montado en cólera cuando, al término de la comisión de seguridad, el director de la Policía Municipal, Andrés Serrano, y el concejal de Seguridad, Salud y Emergencias, Javier Barbero, han abandonado las dependencias municipales pasando delante de ellos.

La tensión ha estallado y los gritos de «fuera, fuera». «Sinvergüenzas». A continuación, los integrantes de la protesta les han comenzado a perseguir por la calle Mayor sin dejar de increparles para sorpresa de los viandantes, que no entendían lo que pasaba.

« Llamad a las UCS ahora», vociferaban. «Somos las UCS, nosotros somos las UCS...», cantaban. Al final Serrano y Barbero se refugiaron en un mesón situado en la calle de Bordadores. «Cobardes, cobardes» gritaban los policías municipales en la calle. A la llegada del coche oficial, instantes después se han montado y han emprendido rumbo a Cibeles, rodeados de la multitud y con cánticos de «Serrano, llama a las UCS ahora».

Tras gritar «Serrano dimisión», los agentes, indignados, se han dispersado. «Han salido por plaza para provocarnos», coincidía la mayoía. Lo cierto es que Barbero ha aguantado «el chaparrón» con su habitual sonrisa, no así Serrano, el director del Cuerpo.

Más de 300 agentes han protestado en la Plaza de la Villa contra la supresión de las UCS
Más de 300 agentes han protestado en la Plaza de la Villa contra la supresión de las UCS - ABC

Convocados por el Colectivo Profesional de la Policía Municipal (CPPM), el mayoritario del Cuerpo, que dirige Julián Leal, los agentes llevaban concentrados en la Plaza de la Villa desde las 9.30, exhibiendo una gran pancarta en la que se leía: «No al desmantelamiento de las Unidades Policiales». Compañeros de APMU, CSIT-UP y CSIT-F también han acudido a expresar su rechazo por el desmantelamiento de las UCS o antidisturbios.

«Menos abrazos y más seguridad» eran otro de los lemas que exhibían, aludiendo a los responsables del Cuerpo, que han tachado de represivas a los antidisturbios de la Policía Municipal. Además, acusaban al equipo de gobierno de no «escucharnos porque ni siquiera se sientan a hablar con nosotros. Son unos dictadores», decían algunos de los que protestaban.

Dentro de las dependencias municipales la concejal del PP, Carmen Castell, había preguntado a Barbero que quién iba a reslizar las funciones de las UCS cuando desapareciesen. Y, además, quiso saber cómo iba a ser el modelo policial de Ahora Madrid. Barbero ha explicado, a preguntas de los periodistas, que el plan con el nuevo modelo policial se presentará el 31 de marzo. «Contamos con los mismos efectivos pero se reorganizarán de forma distinta».

En cuanto a las UCS, indicó que muchos agentes de esta unidad se han destinado a la segunda, por lo que ha sido reforzada. «Siempre habrà unidades de apoyo a los distritos, que esté tranquila la policía y los ciudadanos porque la seguridad ciudadana no se verá resentida». Admitió el componente represor de todas las policías del mundo para combatir el delito y al delincuente, pero negó que no dialogue con los dindicatos «El viernes pasado me reuní con todos».

Durante la protesta, una periodista que se disponía a grabar con el móvil recibió el manotazo de uno de los asistentes para que este cayera al suelo, alcanzando a otra reportera.