Javier Barbero, en un acto con los Bomberos del Ayuntamiento
Javier Barbero, en un acto con los Bomberos del Ayuntamiento

La cúpula de Bomberos emprenderá acciones legales tras su dimisión contra Barbero por «chantajista»

Los sindicatos policiales reclaman un convenio en el que trabajen 35 horas semanales como «todos los trabajadores municipales»

MADRIDActualizado:

A Javier Barbero, delegado de Seguridad, Salud y Emergencias, se le acumulan los problemas. Tras la dimisión masiva de la cúpula directiva de los Bomberos, surge una nueva polémica: los trabajadores amenazan con denunciarle y le acusan de «chantaje». Barbero quiso implantar en enero las 35 horas semanales para los funcionarios. Algo que ellos tachan de «inviable» sin más presupuesto ni más personal. Recalcan, además, que nunca han visto «su maravilloso plan estratégico» que juega «con la seguridad» y las «vidas humanas».

Tras la dimisión en bloque llegaron las acusaciones mutuas: los funcionarios lo acusaron de «purgas estalinistas»; él, de intoxicar. El conflicto continúa. «Que un Delegado se rebaje a estas acciones y se dedique a manipular y tergiversar hechos con evidente interés de desprestigiar precisamente a aquello que debe contribuir a enaltecer, por intereses espurios o por justificar decisiones tomadas desde la inconsciencia más temeraria, lo hace indigno de su cargo», aseguran los Bomberos en un comunicado.

Sobre las polémicas 35 horas, dicen que fue Barbero quien insinuó que «si la jefatura sacaba la reducción de jornada a coste cero», mantenía la reestructuración. «Al no caer en el chantaje han venido los ceses», continúan los funcionarios, que acusan a Barbero de tener «aversión» a los profesionales que componen los servicios de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento.

Pero esta no es la única polémica. A ellos se suman los Policías, que piden un convenio en el que trabajar las mismas horas aprobadas en enero por el responsable del área. «Es inadmisible que todos los trabajadores municipales tengan la jornada laboral de 35 horas semanales y a la Policía se nos obligue realizar una jornada superior sin ningún tipo de compensación», dice el sindicato CPPM.

El Cuerpo Municipal lleva toda la legislatura en guerra con Carmena y Barbero y manifestamente en contra de su gestión. Les acusan de «restringir» los derechos que el resto de funcionarios disfrutan y de «maltrato laboral». «Nos obligan a realizar una jornada que a día de hoy en el Ayuntamiento es ilegal por exceder la establecida», continúa.

Para ellos, Carmena es la responsable de todos sus males. «Este mes ha comenzado un proceso de jubilaciones anticipadas que hará que unos 600 Policías dejen de prestar servicio», explican los municipales. El Consistorio no les ofrece ninguna solución, es más, según su versión, les insta a exceder la jornada anual, obligándoles a no realizar libranzas y a no poder conciliar la vida laboral con la personal.