Madrid Central, una de las iniciativas de Carmena que más ha combatido la oposición - GUILLERMO NAVARRO | Vídeo: Almeida sostiene que hace falta «generosidad» para el «cambio» (EP)

Cuatro cosas que cambiarán en Madrid tras los resultados de las elecciones

Proyectos urbanísticos y de movilidad serán los primeros en notar el relevo en el Gobierno municipal

MADRIDActualizado:

El cambio de color en la Alcaldía de Madrid hará que el encargo de afrontar los debates abiertos en la ciudad, desde la movilidad hasta el desbloqueo de la Operación Chamartín sea el «popular» José Luis Martínez-Almeida, que ahora busca un pacto con Ciudadanos y Vox para lograr el bastón de mando.

Madrid Central.

Martínez-Almeida ha prometido «acabar» con la medida estrella del Gobierno de Manuela Carmena, las restricciones al tráfico en el centro de a capital, informa Efe.

El del PP quiere volver a las Áreas de Prioridad Residencial (APR), que también restringen el tráfico pero que cuentan con calles de libre circulación. Además de sumar los barrios de Justicia y Universidad Madrid Central veta a los no residentes -salvo que vayan a un aparcamiento- en la Gran Vía, uno de los elementos que se podrían modificar.

La que será, salvo sorpresas, socia del PP, la líder de Ciudadanos, Begoña Villacís, no es partidaria de una reversión total y este lunes ha señalado en una entrevista con EsRadio recogida por Efe que se niega a pensar «que haya que volver a quitar las aceras de Gran Vía», una de las reformas que más posibilidades tienen de sobrevivir a la marcha de Carmena.

Por parte de Vox, Javier Ortega Smith celebró la victoria electoral del bloque de derecha asegurando que «a partir de mañana se acabó Madrid Central».

Los cambios de movilidad en la capital están sin embargo condicionados por la Comisión Europea, que suspendió la aplicación de una multa millonaria al aprobar Carmena el plan A de calidad del aire, que incluye Madrid Central como fórmula para reducir la polución.

Los semáforos de la A-5

Los tres semáforos instalados por el Gobierno de Manuela Carmena en la llegada de la A-5 a Madrid son rechazados por el PP y Ciudadanos, que consideran que esta medida limita la libre circulación de los conductores.

Como alternativa ambos partidos proponen soterrar la A-5 a su llegada a Madrid, un proyecto similar al de la M-30 en Madrid Río, aunque optando en el caso del PP por cubrir la carretera, lo que recudiría el coste hasta los 180 millones según los cálculos del partido.

La Operación Chamartín

Bloqueada durante 25 años, esta operación urbanística ha estado más cerca que nunca de quedar cerrada, pero la estrechez de los tiempos hizo que Ahora Madrid se negase a aprobarlo a dos días de las elecciones.

Ahora el PP deberá decidir si aprueba el proyecto pactado entre Manuela Carmena y el Ministerio de Fomento de Íñigo de la Serna (PP) o si busca volver al planteamiento de Ana Botella, con mayor edificabilidad. Sin embargo, este paso es improbable porque ahora al frente de Fomento estarán los socialistas.

En su redacción actual el plan prevé la construcción de 10.500 viviendas y un gran centro de negocios en terrenos de Adif al norte de la capital, que explotará la promotora formada por el BBVA y la Constructora San José -Distrito Castellana Norte-, además de la reforma de la estación ferroviaria de Chamartín.

Sólo es esperable un giro relevante por parte del Gobierno de Pedro Sánchez que sin embargo ha firmado recientemente una modificación del contrato con la promotora.

La reforma de Plaza de España

Llamada a ser la reforma estrella de Carmena, las obras para reformar la Plaza España acaban de arrancar con un contrato de obras por 62 millones ya adjudicado que continuará acometiéndose con un plazo de ejecución total de 21 meses, salvo que el futuro Gobierno del Ayuntamiento lo resuelva o trate de modificarlo.

En un desayuno informativo Martínez-Almeida abogó por recuperar el retúnel entre la cuesta de San Vicente y Ferraz.

El diseño de la nueva Plaza España, que conectaría los Jardines de Sabatini y el templo de Debod de forma peatonal y reduciendo el tráfico fue decidido en la primera consulta de Madrid, donde sin embargo sólo se pronunció un 7,5 % del censo.

La renovación de los contratos de limpieza de la ciudad, pues los firmados por Botella expiran en 2021, el reto de los pisos turísticos, la construcción de vivienda pública que la izquierda orientaba exclusivamente al alquiler social o los cambios en la fiscalidad son otros de los retos que PP y Ciudadanos afrontarán en este nuevo mandato.