Cristina Fernández explica que la «Fundación Inocente, Inocente» se dedica a proyectos dedicados a niños españoles. Jaime García

Cristina Fernández, Coordinadora de la «Fundación Inocente, INocente»: «Los verdaderos inocentes son los niños»

Actualizado:

Quién no ha reído a carcajadas con esas bromas sublimes del programa «Inocente, Inocente»? Maribel Verdú con el Príncipe Carlos de Inglaterra rendido a sus pies, Catherine Funlop trasladada en un abrir y cerrar de ojos a Alemania, Rafi Camino con la mujer bala que le aterriza prácticamente en la cabeza,Marta Robles y su encuentro con un niño salvaje en Gredos que sólo sabe repetir frases emblemáticas escuchadas en la radio como «¡Váyase, señor González!» o «¡Se sienten coño!». Por el programa han desfilado alrededor de 200 víctimas que han dado muestras de su generosidad, como cuando Julia Otero intentó compartir sus millones obtenidos en una falsa lotería con una desafortunada compañera.

-En esta línea, ¿cómo surgió el proyecto de la «Fundación Inocente, Inocente»?

-Nació hace seis años de un modo espontáneo en una reunión de los guionistas del programa. Se pensó en ese momento que los auténticos inocentes son los niños que sufren. Por eso nuestro lema es «ayudar con una sonrisa» y nuestra gala se celebra el 28 de diciembre, día de los Inocentes. Los famosos que han intervenido en las bromas nos ayudan encantados y por supuesto en la Fundación se lo agradecemos mucho.

-Cuando se plantean estos temas de solidaridad, ¿suele responder el público de una manera positiva?

-Sí, a nosotros nos asombra y la experiencia es mejor cada año. Empezamos con una media de 5.000 llamadas y 48 millones y este último años hemos llegado a las 24.000 llamadas y hemos recogido 234 millones. La condición es que sean donativos anónimos. No admitimos instituciones que ofrezcan dinero a cambio de publicidad y apoyamos proyectos relacionados con la infancia en España.

-¿De qué modo se canalizan los recursos obtenidos?

-Hemos financiado ya 20 proyectos distintos. Este año apoyamos a Payasos sin Fronteras con un programa de Risioterapia que permite el reequilibrio psicológico de muchos niños. Van a montar 25 talleres de formación y se podrá llegar a 2.000 pequeños. También ayudamos a niños con parálisis cerebral adquiriendo sintetizadores de voz y colaboramos con el CSIC en un importante proyecto de investigación genética sobre el Síndrome de Down.