El Ayuntamiento de Alcorcón, en la imagen, vivió ayer uno de los debates más tensos de la legislatura. ABC

Crisis política en Alcorcón por los presupuestos

ALCORCÓN. Javier Sánchez del Moral
Actualizado:

Corren malos tiempos en la política municipal. Así se demostró ayer durante la aprobación de los presupuestos, en lo que se convirtió en una muestra más de la enorme tensión que se respira actualmente en el Salón de Plenos, donde las relaciones entre gobierno y oposición están totalmente rotas

La presunta subida salarial de un 28,6 por ciento a los ediles con dedicación exclusiva de la Corporación, provocó esta vez la virulenta reacción de los grupos municipales. Así, por un lado, socialistas y responsables de Izquierda Unida acusaron al equipo de gobierno de aprobar finalmente dicho incremento, al no enmendar la partida en la que se detallaban los emolumentos de los representantes públicos.

«SÓLO UN DOS POR CIENTO»

Por otro, el equipo de gobierno reiteró que en ningún momento tuvo intención de llevar a cabo la subida denunciada, sino que ésta se introdujo en los presupuestos por un error informático. «En ningún caso se ha aprobado un aumento de los sueldos superior al 2 por ciento», indicó el primer teniente de alcalde y edil de Cultura, Francisco Torres, para quien un incremento del 28 por ciento hubiese sido «una barbaridad».

Los populares aseguraron que incluso habían avisado a la oposición de este fallo material en el cálculo de los salarios durante la Comisión Informativa de Cuentas celebrada el pasado lunes. Sin embargo, el acta de dicha reunión, a la que ha tenido acceso ABC, no contemplaba en ningún momento dicha advertencia.

Desde la oposición, que llegó a acusar al Oficial Mayor de la Corporación de mentir con plena conciencia de ello, al firmar una diligencia por la que sustituía la partida de los sueldos al «haber constatado un error material», se presentó además una propuesta firmada por el propio regidor, Pablo Zúñiga, en el mes de julio, en la cual proponía un incremento de sus retribuciones hasta los 14 millones de pesetas anuales, 3,5 millones más de lo que cobra ahora. Dicha propuesta planteaba también una subida para el resto de concejales similar a la presuntamente aprobada ayer.

IMPUGNACIÓN PRÓXIMA

Otro de los motivos de enfrentamiento entre Gobierno y oposición fue la advertencia realizada por el secretario del Ayuntamiento acerca de que el Presupuesto podría incurrir en nulidad de pleno derecho en caso de ser aprobado. Como ya publicó ayer ABC, éste indica en un informe que las cuentas municipales deberían haberse presentado de manera previa a las Juntas de Distrito, algo que no se ha realizado. El gobierno municipal restó importancia a este informe e indicó que sólo expresa una interpretación del reglamento de dichas juntas por parte del secretario. Según fuentes socialistas, podría producirse en próximas fechas una impugnación del mismo.

La seguridad, fue otro de los temas polémicos durante la jornada de ayer, puesto que en los presupuestos se fija un gasto de 344 millones de pesetas destinado a seguridad privada, lo que supone un 52,3 por ciento del total de los gastos de personal de la plantilla de policía local. Esta seguridad está destinada tanto a la vigilancia de edificios como políticos.

Tanto PSOE como IU solicitaron una reducción paulatina de esa partida, con el fin de que ese gasto sea utilizado en la creación de al menos 30 nuevas plazas de policía municipal. La oposición, que quiso ser cauta, se mostró muy descontenta con el trato otorgado por el regidor a los ediles de IU, durante el Pleno, donde manifestó que estos concejales no tienen miedo a un posible atentado terrorista debido «a la postura que su partido mantiene en el País Vasco».

La sesión plenaria, a la que asistió gran cantidad del público, estuvo cargada de tensión e incluso enfrentamientos verbales entre miembros del gobierno y vecinos. El propio alcalde llegó incluso a advertir a un grupo de ciudadanos acerca de su «memoria visual».