La crisis no detiene el desdoblamiento de 27 kilómetros de la M-404, en el sur

LETICIA TOSCANO | MADRID
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El sur de la región contará a partir de 2010 con una nueva carretera que mejorará las comunicaciones entre los pueblos de la comarca madrileña de la Sagra. Se trata del desdoblamiento de la M-404 que discurrirá a través de 27 kilómetros, entre la M-407 y la M-307, uniendo Serranillos del Valle y Ciempozuelos. El objetivo de este proyecto es «dotar con mejores y más modernas infraestructuras a la región», según explicó ayer la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, quien colocó en Griñón la primera piedra de la que será la nueva carretera.

La política de austeridad que ha anunciado Aguirre no impedirá que prosigan las inversiones en infraestructuras. Así, el Gobierno regional invertirá 160 millones de euros en el desdoblamiento de la M-404 ya que, para seguir siendo «la locomotora económica de España», es necesario contar con una red de carreteras extensa y de calidad, sobre todo en las zonas de crecimiento como el sur de la región. La crisis tampoco evitará que el Ejecutivo madrileño se haga cargo del costo de los enlaces con las diferentes vías cercanas a la nueva carretera. En total, se han planeado diez conexiones, entre ellas enlaces directos con la carretera de Andalucía (A-4) y la carretera de Toledo (A-42).

Aguirre explicó que esta infraestructura beneficiará a toda la comarca de la Sagra, desde Serranillos del Valle o Ciempozuelos, pasando por Cubas de la Sagra, Torrejón de Velasco, Torrejón de la Calzada, Valdemoro y Griñón. Y es que actualmente circulan por la M-404 unos 15.000 vehículos, de los que el 15 por ciento son pesados. La presidenta auguró que con la nueva carretera, no sólo se incrementará el número de vehículos que circulen por la zona, sino que también se crearán nuevas oportunidades de empleo.

A la hora de diseñar el desdoblamiento de la vía, se ha tenido muy en cuenta la seguridad vial, por lo que se han tomado medidas que eviten los siniestros. Así, todos los cruces con otras carreteras están previstos a distinto nivel y la autovía estará dotada de un centro de control y conservación propio. Desde este centro, serán 20 las cámaras que vigilarán el tráfico los 365 días del año para asegurar que no haya incidentes. Respecto a los motoristas, la carretera contará con barreras especiales para los conductores de vehículos de dos ruedas, que se colocarán en los tramos en los que exista una mayor peligrosidad.

Más de 300.000 neumáticos

Para la nueva vía se empleará polvo de caucho proveniente del reciclado de neumáticos, más silencioso y que sirve para la reutilización de unos residuos que hasta ahora se quemaban en columnas de humo negro contaminante. De esta forma, en esta obra se reciclará más de una tonelada de caucho, lo que equivale a más de 300.000 neumáticos usados de automóviles.