Crimen de El Molar: un ajuste de cuentas a cuchilladas y tiros

La amiga y testigo de los hechos puede tener la clave que ayude a resolver el caso a la Guardia Civil

MadridActualizado:

No fue un disparo el que acabó con la vida del hombre de 48 años natural de Colombia, hallado muerto en un camino situado en el término municipal de El Molar la noche del miércoles. Fue atacado por la espalda y recibió una cuchillada y un tiro en el pecho. La herida mortal fue la perpetrada por el arma blanca, según informaron ayer fuentes de la Guardia Civil.

Junto a la víctima había una mujer de 42 años, que estaba en estado de shock. Era amiga de la víctima de su misma nacionalidad, con la que, supuestamente, se desplazó a ese paraje situado a solo 150 metros de una gasolinera enclavada en el kilómetro 40 de la A-1 para encontrarse con alguien.

El lugar, oscuro y desierto, denominado «camino de la gasolinera» a la ermita fue el escenario de lo que parece ser un ajuste de cuentas, por causas que se desconocen todavía.

La clave, la mujer

La única que puede tener la clave o dar alguna pista a los investigadores que les permita desentrañar el caso es su amiga. Al final, pudo declarar a media tarde.

Se desconoce el motivo por el que a ella no la atacaron. Quizá la cuenta pendiente era solo con el fallecido. O, tal vez, ella se q uedó en el coche y no vio al agresor o agresores, mientras él se apeó. Por el momento, todo son incógnitas.

Las cámaras de la gasolinera podrían dar alguna pista si alguno de los vehículos en los que viajaban víctima y verdugos se desviaron de la autovía para acceder al camino.

El primer avisó lo recibió el teléfono de Emergencias 112 a las 22.15 horas, indicó un portavoz. En un primer momento se comunicó que la víctima recibió, al menos, dos disparos. Sin embargo, al final no fue así. Uno le alcanzó en el tórax, pero la herida mortal fue la puñalada.