Vídeo: Prisión provisional sin fianza para el presunto asesino de Miriam Vallejo

Crimen de MecoInvestigan si la víctima de Meco amenazó con confesar su relación a la novia del sospechoso

Esta hipótesis policial explicaría la mala convivencia entre ambos, así como el ensañamiento

MadridActualizado:

Sergio Sáez Medina, de 29 años, experto en las artes de la pesca ha sido pescado. Ayer, la titular del Juzgado de Instrucción nº 5 de Alcalá de Henares dictó prisión provisional, comunicada y sin fianza. Lo hizo ante los abundantes indicios incriminatorios. Y todo ello, a pesar de que él proclamó su inocencia durante las cuatro largas horas de declaración.

La magistrada le imputa la supuesta comisión del asesinato de Míriam Vallejo, de 25 años, apodada como «Mimi», cuyo cuerpo sin vida fue cosido a cuchilladas la noche del 16 de enero, rodeada de los perros a los que sacó a pasear en un paraje de Meco que limita con el pequeño pueblo de Guadalajara en el que residían.

¿ Por qué el sospechoso se ensañó tanto con ella? A falta de su confesión, una de las principales líneas de investigación policial que se barajan es que fuese por venganza. ¿El motivo? Que la víctima le anunciara que pensaba contarle a su novia Celia, de 31 años, e íntima amiga suya, que mantenían o habían mantenido relaciones sexuales. De ser así, este hecho, que le habría enfurecido sobremanera, explicaría que la convivencia entre ambos en el chalé de Villanueva de la Torre, al que se mudó Mimi en octubre de 2018, se hubiera hecho insostenible y que las discusiones entre ellos fuesen constantes.

Aún así, ni la víctima abandonó la casa ni el agresor a su novia y los tres seguían conviviendo juntos bajo el mismo techo. La entonces pareja del sospechoso, al que conoció en la empresa en la que ambos trabajaban, era ajena a lo que sucedía. A pesar de que los dos estuvieron en el punto de mira cuando se descartó el móvil sexual y se apuntó a los celos de una mujer, ya que a Mimi ni siquiera la registraron para robarla y conservaba hasta su móvil, ella le defendió siempre.

Anoche durmió en rejas, acusado de asesinato por la juez debido a las pruebas que le incriminanDos días antes de su detención, el sospechoso definía su estado en Facebook de «estupendo»

No obstante, poco después del homicidio Celia y Sergio rompieron de manera abrupta. ¿Por qué? ¿Se interponía la fallecida entre ambos? ¿ Llegó su íntima amiga, que la llamaba «hermana», a sospechar de él o fue él quién rompió la relación? Todas esas y otras incógnitas tendrán que ser aclaradas porque Sergio, que guardó silencio ante la Guardia Civil y abandonó cabizbajo el domicilio de sus padres, situado en Azuqueca de Henares (Guadalajara), el pasado martes cuando fue detenido tras un registro que duró cinco horas, guarda silencio. Esperará saber qué pruebas tienen en su contra.

Otra de las hipótesis que se maneja, esta con menos fuerza, es que Sergio quisiera matar a su pareja y se equivocara. Era ella la que se encargaba de sacar a las mascotas. Y el hecho de que fuera muy abrigada, tuvieran una complexión similar y ser de noche, propiciara la confusión.

Herida sospechosa en la mano

El experto pescador apareció tras el crimen con una herida en una de sus manos. Dio una explicación que no resultó muy convincente; luego, los investigadores comprobaron que era Mimi la que se la causó al defenderse denodadamente de su atacante. De hecho, se partió dos uñas.

En la escena del crimen, él dejó varias pruebas incriminatorias, lo que unida a sus restos biológicos hallados en el cadáver y a la coartada de que estaba conectado a la play en el momento del asesinato, pero sin actividad, han propiciado que seis meses después cayera en las redes de la Justicia. Ya duerme entre rejas. Aunque el 11 de julio en su Facebook definía su estado como «estupendo».