Javier Alejandro Barlotomé Morcuende, el joven asesinado - ABC / Vídeo: El joven apuñalado en Cobeña estudiaba historia y pasaba unos días en el pueblo

Crimen de Cobeña: los dos dominicanos detenidos son de un clan de ladrones de Alcobendas

Quejas por la falta de seguridad y agentes en las fiestas, donde no se hacía requisa de armas

MADRIDActualizado:

No iban a buscar gresca, iban a robar, aunque para ello tuvieran que empuñar un arma y arrebatarle la vida a un chaval de 20 años, estudiante y deportista. La Guardia Civil ha detenido a dos jóvenes por su presunta implicación en la muerte de Javier Alejandro Barlotomé Morcuende en las fiestas de su pueblo Cobeña, la madrugada del viernes. Aunque la investigación sigue adelante, fuentes del caso indicaron a ABC que aún no hay elementos sólidos para pensar que el encartado forme parte de una banda latina, pese a que en un principio no se descartaba que fueran miembros de los Dominican Don’t Play. Consideran que sí que son miembros de un clan afincado en Alcobendas dedicado a robar móviles y carteras. Al parecer se hacen llamar The Family o Black Crew. Todos ellos son delincuentes habituales que suelen actuar en la zona del Parque de Cataluña de la localidad madrileña.

«Ese tipo de ladrones están en prácticamente todas las fiestas. El 90% de las denuncias que se reciben en los pueblos durante sus festejos son por hurtos de teléfonos o billeteras. Se pueden hacer con ochenta o cien en una noche. Se requisan navajas y punzones, como los que presuntamente se han utilizado en este crimen; pero también puños americanos e incluso defensas extensibles como las de los policías y guardias civiles», indican nuestras fuentes.

También ocurrió durante las fiestas de San Isidro del año pasado, tras las que la Brigada de Información de la Policía Municipal arrestó a una treintena larga de jóvenes, la mayoría de bandas latinas, por su implicación en hurtos y robos con violencia en la zona de la Pradera y otros lugares de celebración del Patrón de Madrid.

Por eso, es importante que se incremente la seguridad en esa clase de eventos. Durante las fiestas de Cobeña, prácticamente no existió requisa en el acceso a la plaza donde tocó la Dj estelar del cartel. Había solo vigilantes de seguridad que se limitaban a preguntar a quienes llegaban si portaban algún cristal. Nada de cacheos, explican los asistentes. Y el recinto quedó plagado de botellas y demás objetos de vidrio. El detonante del suceso fue, según las primeras pesquisas, el robo de un teléfono móvil a una chica que, además, fue agredida.

El propio regidor del municipio, Jorge Matos, dejó entrever en sus declaraciones públicas la falta de policías locales, hasta el punto de que tuvieron que cederles de la vecina localidad de Ajalvir. «Y guardias civiles faltan en toda España», apostilla otra fuente.