Contra las lagunas legales de «El Rafita»
JOSÉ ALFONSO Granados, rodeado de medios, ayer en la apertura de un curso de formación de agentes

Contra las lagunas legales de «El Rafita»

M. J. ÁLVAREZ | MADRID
Actualizado:

En pleno debate sobre la necesidad de reformar la Ley de Responsabilidad Penal del Menor, a raíz de la polémica suscitada por el último delito cometido por Rafael García Fernández, «El Rafita», en régimen de libertad vigilada, el consejero de Presidencia se pronunció ayer sobre este asunto. Francisco Granados insistió en que hay que acabar con la «laguna legal» con objeto de que todos los menores que cometan delitos «tan graves y escalofriantes» como el asesinato de Sandra Palo, ingresen en prisión de forma automática cuando alcancen los 18 años para terminar de cumplir su pena. Una circunstancia que, en la actualidad, se produce a los 23 años y que ha hecho que «El Rafita» acabara su condena en un centro de menores.

Granados consideró que debe modificarse la normativa en ese extremo y con carácter general, informa Ep. A continuación, precisó: «Habrá excepciones que tendrán que establecer los jueces. Y no como ocurre ahora, que es lo contrario, que siguen cumpliendo la condena en un centro de menores, y la excepción es que vayan a la cárcel. Eso hay que cambiarlo. Hay que resolver ese vacío legal», reiteró.

También se pronunció sobre la orden de ingreso en prisión de Ramón M. M.,«Ramoncín», de 23 años, otro de los implicados en la muerte de Sandra Palo. Sobre el auto judicial que ayer adelantó ABC, Granados indicó que se está cumpliendo la Ley del Menor, dado que cuando cometió el crimen estaba en la franja de entre los 16 y 18 años, lo que permite que ingrese en la cárcel tras cumplir varios años de internamiento, extremo que no ocurre con «El Rafita», que tenía menos de 16. Una situación que tachó de «escandalosa y que no se debe volver a producir». A «Ramoncín» ayer no se le había notificado el auto, por lo que hasta que esto ocurra, seguirá en el centro.

Mientras, los padres de la víctima se mostraron ayer algo más aliviados tras conocer el inminente ingreso en la cárcel de uno de los cuatro asesinos de su hija. Ahora, estudian emprender acciones legales para exigir responsabilidades por la falta de control de «El Rafita» durante su libertad vigilada. Periodo durante el cual cometió, supuestamente, tres robos con fuerza y un quebrantamiento de condena. «No está siendo un buen ejemplo para los chavales que están ahora ingresados en centros o los que ya están en la calle. Hay que poner límites y atajar esas situaciones», indicó Francisco Palo.

Centrados en que salga adelante la reforma de la ley del menor que tratan de impulsar para que se adecúe a la realidad y sea más efectiva, quieren evitar que lo que ellos están sufriendo en sus carnes se repita.