Entrada del Instituto Homeopático y hospital de San José, en la calle de Eloy Gonzalo
Entrada del Instituto Homeopático y hospital de San José, en la calle de Eloy Gonzalo - JOSÉ ALFONSO

Un conflicto nobiliario amenaza el primer centro homeopático

La pugna por el marquesado de Núñez pone en riesgo el Hospital de San José, declarado Bien de Interés Cultural

MadridActualizado:

El Instituto Homeopático y Hospital de San José, ubicado en el número 3 y 5 de la calle de Eloy Gonzalo, a un paso de la glorieta de Quevedo, es uno de los tesoros inadvertidos de Madrid. Catalogado como Bien de Interés Cultural, con la máxima protección arquitectónica, también tiene historia y valor económico. De la combinación de sus cualidades, precisamente, surge un conflicto que cuestiona su existencia. Dos supuestos descendientes del marqués de Núñez, fundador del hospital en 1878, pugnan por ostentar el título nobiliario, cuyo principal atractivo es que lleva adosada la propiedad del inmueble.

Se ha exhumado los cuerpos del marqués y de sus supuestas hijas, Carmen y Josefa, para dirimir el legítimo heredero

Aunque el legítimo propietario del edificio en este momento es la Fundación Instituto Homeopático y Hospital de San José, tras resolución judicial de la Audiencia Nacional en 2013, la actual marquesa de Núñez reclama la titularidad del terreno, con cerca de 3.000 metros cuadrados de superficie. Y lo ha llegado a ofrecer por entre los 8 y los 24 millones de euros, según explica el patrono de la institución, Félix Antón, quien asegura haber recibido numerosas ofertas e incluso tener que expulsar de la propiedad a los presuntos usurpadores. El marquesado lo ostenta ahora María José Fernández Rodríguez, una mujer anónima que reside en Zaragoza y cuyo padre se hizo con el título en 1982. Fernández es la bisnieta de Josefa Fano y García, una de las supuestas hijas ilegítimas que el marqués y médico homeópata de la reina Isabel II, José Núñez Pernía, tuvo con Julia Fano Menéndez.

El conflicto nobiliario viene porque otro presunto descendiente, el doctor Alfredo García-Alix, reclama el marquesado como bisnieto de Carmen Fano y García, hermana mayor de Josefa y, por tanto, con prelación en la sucesión. El Juzgado de Primera Instancia número 21 de Zaragoza instruye el caso y se espera que la resolución sea inminente tras la exhumación de tres cadáveres el pasado 18 de febrero. Se recogieron muestras del marqués (enterrado a los pies del hospital), de Carmen y de Josefa con el fin de testar el ADN y, una vez contrastado que son hijas suyas, determinar al legítimo heredero.

Un romance furtivo

Los problemas en torno al marquesado surgen porque el título solo lo pueden heredar «los hijos habidos en constante y legítimo matrimonio», cosa que no se cumple en el supuesto romance furtivo que mantuvieron el marqués y Julia Fano en el siglo XIX. La mujer murió soltera y con cuatro hijos con un hombre «de alta posición» al que no quiso identificar en su testamento. José Núñez Pernía, facultado por la reina Isabel II, sí nombró como heredero a su ahijado, Guillermo Fano García, hermano de las citadas Carmen y Josefa. Tras su muerte sin descendencia en 1924, el título quedó vacante porque nadie pudo acreditar su consanguinidad con el primer marqués, incluida Josefa Fano y su hijo Jesús, parientes de los últimos poseedores.

Sin embargo, en 1982, el padre de la actual marquesa, Jaime Fernández, se hizo con él, con la intervención del duque de Tovar, famoso por sus rehabilitaciones y mediaciones nobiliarias, como revela una documentación mostrada por el patrono del Instituto Homeopático a este periódico. Antón insiste en que esa concesión del título «está plagada de irregularidades» y que la entidad que dirige está siendo víctima de una «estafa».

Otra de las particularidades de la Fundación Instituto Homeopático y Hospital de San José, porque así lo estableció el marqués de Núñez, es que en caso de extinción, quien ostente el título se beneficiaría económicamente de la misma. Según narra Félix Antón, en 1994 la actual marquesa y su antecesor estuvieron a punto de conseguirlo bajo la premisa de que la institución no cumplía con su cometido. Sin embargo, desde la entidad se defienden aludiendo a su labor filantrópica y académica; entre 2010 y 2013 contaban con un convenio de colaboración con la Universidad de Alcalá para la investigación y formación homeopática. Actualmente, debido a la falta de fondos, el ritmo ha disminuido aunque mantienen sus funciones y actividades docentes. De hecho, un día antes de la visita de ABC al histórico hospital, se celebró allí el Día Internacional de la Homeopatía.

Conflicto en los tribunales

Desde la entidad apuntan que el candidato al marquesado García-Alix ya les ha transmitido su deseo de que mantengan su labor en el caso de que el juez decida que es él el legítimo poseedor del título.

Lo cierto es que el conflicto es una maraña de acusaciones, pleitos y decisiones revocadas. En 2005, la Audiencia Nacional dio la razón a María José Fernández, decisión que tomaría firmeza en 2007. Sin embargo, la muerte de su padre, en 2006, dio un nuevo vuelco a la situación. Igualmente, el mismo juzgado firmó un auto en 2013 para que los terrenos de la calle de Eloy Gonzalo estuvieran a nombre de la actual marquesa, pero al poco tiempo volvió a determinar que eran propiedad de la fundación. Aunque este periódico ha intentado ponerse en contacto con la representación legal de Fernández, no ha obtenido respuesta.