La comunidad rescinde el contrato con la empresa de brazaletres «anti-maltrato»

EP | MADRID
Actualizado:

La Comunidad de Madrid rescindirá el contrato que hasta ahora mantenía con la empresa Ero & Staff, que gestiona el seguimiento de las pulseras antimaltrato, por apreciar "mal funcionamiento" a la hora de controlar que los condenados por violencia de género con medidas de alejamiento no se acerquen al perímetro establecido de su víctima.

Aunque no quiso precisar más, el consejero de Presidencia Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, indicó que la rescisión del contrato se debe a "una serie de irregularidades" en la entrada de los maltratadores en la zona de la víctima. Así, recordó que la Administración regional, la Policía y la Judicatura fijaron en su momento un protocolo de actuación.

"Se ha producido una denuncia en la Fiscalía de Madrid y, como consecuencia de ella, abrió unas diligencias que inmediatamente puso en conocimiento de la Comunidad de Madrid, que también abrió un expediente sobre este asunto a la empresa. Y, al final, de ese expediente regional se han derivado una serie de irregularidades o de mal funcionamiento del protocolo", explicó.

De hecho, el pasado mes de septiembre, la Fiscalía de Madrid presentó una denuncia en los juzgados contra varios trabajadores de la empresa encargada de gestionar este servicio y contra cuatro hombres que presuntamente habrían quebrado sus órdenes de alejamiento pese a ser controlados por GPS. La denuncia se interpuso después de una de las empleadas del servicio afirmara que uno de los compañeros permitió a una de las personas con brazalete saltarse la orden de alejamiento.

Granados «pasa» los brazaletes a Aído

Por otro lado, el consejero señaló que "sin ninguna conexión con este asunto", el Gobierno central ha puesto en marcha un programa de brazaletes antimaltrato con una tecnología igual o similar a la utilizada por el Ejecutivo regional, poniendo a disposición de las comunidades autónomas ese tipo de dispositivos.

"Entendemos, no sólo por este hecho, que viene a reafirmar lo que creíamos, que es mucho mejor que se haga un sistema homogéneo para toda España y que sea el Ministerio de Igualdad el que se haga cargo de estos dispositivos también en la Comunidad de Madrid", indicó hoy Granados, precisamente después de la firma de convenios con ocho municipios de la región para realizar el seguimiento de menores infractores.

Según explicó, los brazaletes antimaltrato y su control son competencia del Gobierno central y "funcionarán mucho mejor si es homogéneo el sistema para todas las mujeres en la región, porque se podría dar la paradoja que hubiera mujeres controladas y vigiladas por un sistema y otras por otro". "Creemos que eso quede ordenado y que sea quien tiene la competencia el que la ejerza", concluyó.