Un bombero revisa el estado en que quedó el restaurante tras la explosión registrada durante la madrugada
Un bombero revisa el estado en que quedó el restaurante tras la explosión registrada durante la madrugada - EMERGENCIAS 112

Comienza el desescombro tras la explosión que obligó a desalojar un edificio en Pozuelo

El siniestro se produjo en un restaurante chino. Los bomberos no descartan tener que realizar derrumbes parciales en el inmueble

MADRIDActualizado:

Una explosión en un restaurante chino ubicado en la planta baja de un edificio de dos alturas en Pozuelo de Alarcón provocó cuantiosos daños materiales y obligó, la pasada madrugada, a desalojar todo el inmueble, cuya estructura quedó prácticamente destruida. Los Bomberos examinaron ayer el edificio y determinaron que no hay riesgo de derrumbe, aunque no descartan tener que realizar derribos parciales. Hoy comenzarán las tareas de desescombro.

Según informaron a Efe fuentes de Emergencias 112 de Madrid, hacia las 02.30 horas de la madrugada del domingo recibieron una llamada de los vecinos informándoles de que se había producido una explosión en el número 8 de la calle Benigno Granizo.

Sin heridos

Efectivos de la Policía Local, de Protección Civil y de la Policía Nacional se desplazaron al lugar y desalojaron a todos los residentes de las cuatro viviendas situadas en los dos pisos de la finca. Ningún vecino resultó herido aunque una persona fue atendida en el lugar de los hechos por una crisis de ansiedad, y otra por una insuficiencia respiratoria provocada por una crisis nerviosa. No requirieron hospitalización.

Vista del estado en que quedó el local tras la explosión
Vista del estado en que quedó el local tras la explosión - SEAPA-PROTECCIÓN CIVIL

La Policía está investigando las causas de la detonación, pero sospechan que pudo ser provocada por una bombona de butano. Al parecer, el restaurante tenía en su interior siete botellas de gas butano, ya que el inmueble carece de instalación de gas natural, y posiblemente una fuga en alguna de ellas haya podido provocar la explosión, aunque ese extremo aún se investiga.

Tráfico cortado

Los vecinos desalojados fueron a casas de familiares o amigos, aunque el Ayuntamiento ofreció ocuparse de los casos que lo necesitaran.

Las autoridades optaron por desalojar también, de forma preventiva, el edificio del número 6 de la misma calle, y cortar ésta al tráfico de vehículos.

Ante la eventualidad de tener que proceder en las próximas horas a derribos parciales en el edificio, los Bomberos de la Comunidad de Madrid acompañaron durante la mañana del domingo a los vecinos de las viviendas desalojadas al interior de las mismas, para que pudieran recoger sus enseres, explicó el oficial del Cuerpo, Antonio Pérez. Una de las familias al parecer se encuentra de vacaciones.

Los bomberos revisaron el edificio y comprobaron que «la estructura está consolidada, no hay riesgo de derrumbe», pero alguna viga afectada podría provocar «derribos parciales», según el oficial. Su intención es comenzar hoy mismo los trabajos de desescombro.

Una peluquería ubicada en el local contiguo al restaurante chino fue también clausurada por los daños sufridos a consecuencia de la onda expansiva, que también afectó en menor medida a otros locales y viviendas de edificios cercanos, que sufrieron roturas de cristales. A lo largo del domingo se sanearon los mismos, y ninguno tuvo que ser clausurado.

Atención a las familias

Los responsables del Ayuntamiento de Pozuelo lanzaron ayer «un mensaje de tranquilidad» a los vecinos tras la explosión registrada la pasada madrugada, y anunciaron que están «trabajando intensamente» para atender a las familias afectadas y recuperar la normalidad en la zona.

«Afortunadamente, no ha habido que lamentar daños personales», dijo la segunda teniente de alcalde del Ayuntamiento de Pozuelo, Isabel Pita, quien acudió en la mañana del domingo al lugar de la explosión, donde técnicos municipales en colaboración con los bomberos estaban valorando los daños en la estructura del edificio.

Trabajadores sociales

Los trabajadores sociales del Consistorio han atendido a las tres familias que tuvieron que ser temporalmente realojadas, dijo Pita, que visitó el lugar del suceso en sustitución de la alcaldesa, Susana Pérez, que se encuentra en el extranjero.

El Ayuntamiento también está en contacto con la cuarta familia que reside en el edificio, que se halla fuera de la ciudad en estos momentos por vacaciones, añadió la teniente de alcalde.