La vivienda de Eulalia, en Navacerrada - Google Maps / Vídeo: Okupan la casa de una anciana de 98 años en Navacerrada mientras estaba ingresada en el hospital

Un «comando» echa al hombre que okupó el piso de una anciana de 98 años ingresada en el hospital

El usurpador desposita las llaves en la Comisaría de Policía Local de Navacerrada tras la mediación de la empresa Desokupa

MadridActualizado:

Ocho meses después de que okuparan el piso de Eulalia en Navacerrada, la anciana, de 98 años, ha podido por fin regresar a su casa. La empresa Desokupa -especializada en desalojos exprés- ha intermediado para que el usurpador, un conocido de la familia que había cambiado la cerradura, entregue las llaves y abandone el domicilio.

Todo comenzó hace ocho meses cuando Eulalia recibió el alta tras estar ingresada en el hospital. Al regresar descubrió que un exnovio de la sobrina de una de sus hijas había instalado una cerradura nueva y le impedía la entrada a su propia casa, situada en la Plaza del Gargantón de la localidad.

En un primer momento, la persona que okupó la vivienda no respondía a las llamadas ni abría la puerta. Eulalia solo había podido recoger unas cuantas cosas antes de que el nuevo «inquilino» cambiara la cerradura, pero el resto de sus pertenencias aún continuaban en el interior.

Hace dos años, la sobrina de una de las hijas de Eulalia denunció al usurpador por malos tratos, que fue detenido y pasó en el cuartel 48 horas. «Cuando le soltaron, mi madre estaba viviendo sola y él le pidió entrar una noche», relataba una hija hace días. El hombre engañó a la anciana y se empadronó en el municipio. «La Guardia Civil nos ha dicho que si intentamos entrar, nos llevan detenidas a nosotras porque la casa le pertenece ahora a él», añadía a Telemadrid otra de las hijas.

Según informa este medio, el okupa, de nombre Mohamed, despositó las llaves en la Comisaría de Policía Local de Navacerrada en la noche del lunes. Ayer por la mañana, la anciana regresaba a casa con ayuda de familiares y miembros de la empresa de desokupación. «Su vivienda está recuperada y ya está terminado el asunto», explicaba a la anciana Daniel Estévez, responsable de Desokupa: «Lo hemos hecho por humanidad».