Desbloqueo en la Comunidad de Madrid:Cs hará presidenta a Ayuso después de que Vox renuncie a derogar las leyes LGTBI

Aguado considera que las peticiones de Monasterio no son «incompatibles» con las 155 medidas firmadas con el PP

MADRIDActualizado:

Después de 60 días de negociaciones, la candidata popular a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, está, por fin, más cerca de su investidura. Ciudadanos ha asegurado esta mañana que no ve «incompatibles» las últimas exigencias planteadas por Vox hace escasas horas por lo que pedirá al presidente de la Asamblea que inicie la ronda de contactos previa al pleno de investidura. «Frente a las políticas de bloqueo de Sánchez e Iglesias, en la Comunidad va a haber un gobierno en marcha en los próximos días. Sánchez estaba más preocupado de su ego, pero en la Comunidad hemos defendido las propuestas y el consenso definitivo que nos va a llevar a poner en marcha el nuevo gobierno», ha aseverado pasado el mediodía el portavoz de Cs en la Asamblea, Ignacio Aguado.

Para que la investidura de Ayuso saliese adelante necesitaba el apoyo de los 12 diputados de Vox, puesto que la suma de 56 escaños que obtuvo el PP (30) y Ciudadanos (26) era insuficiente. De no haber alcanzado ningún acuerdo antes del próximo 10 de septiembre, tendrían que haberse celebrado unas nuevas elecciones autonómicas el 10 de noviembre.

Por el camino, Vox ha renunciado a rubricar un pacto a tres bandas con los logos de los tres partidos para aceptar un acuerdo verbal entre todas las partes. Tampoco estarán en el gobierno, que será de coalición entre PP y Cs. Los de Rocío Monasterio han dejado atrás tienen aspectos tan espinosos como la exigencia de eliminar las leyes en defensa de las leyes LGTBI. «Hemos encontrado un denominador común. Es un día importante y estoy orgulloso», ha expresado, con satisfacción, Aguado, que se ha reunido durante esta mañana tanto con Ayuso como con Monasterio y ha agradecido su disposición a desencallar la situación.

Ayuso ha celebrado que se haya «culminado por fin con éxito estos meses de negociación». Para la futura presidenta de la Comunidad, todo lo que pone en el documento de Vox «no son cuestiones excesivas, son perfectamente asumibles por todos los ciudadanos». Y ha rechazado que el acuerdo se haya derechizado o radicalizado» por las peticiones de Vox.