Cena con Violeta y fin a las drogas
Antonio Puerta, el martes a la salida de la cárcel. FOTO JOSÉ ALFONSO

Cena con Violeta y fin a las drogas

POR M. J. ÁLVAREZ I MADRID.
Actualizado:

«Está recuperando el tiempo perdido y disfrutando de su libertad». Así resume Fernando Pamos, el abogado de Antonio Puerta, presunto agresor del profesor Jesús Neira, sus primeras horas fuera de los muros de prisión, en donde ha estado ingresado los últimos 18 meses.

Por ello, nada más salir de la cárcel de Estremera, en libertad provisional bajo fianza, Puerta estuvo cenando en un restaurante con su círculo más íntimo en el que no faltaron sus padres, Antonio y Luisa Ramón, y su novia, Violeta Santander. Tenía ganas de estar con los suyos y saborear su nueva condición.

Violeta también fue el martes a buscarle al penal, pero no se dejó ver, lo mismo que Luisa, su madre. Las cámaras solo recogieron las imágenes de Puerta, con su hermano Luis y su padre, visiblemente más delgado y con gafas de pasta, cargando una bolsa de cuadros que introdujo en el maletero de un todoterreno. Ellas viajaban en otro vehículo distinto con el que entraron a la cárcel, explicó ayer Ignacio Santander, padre de la joven.

Sus planes en libertad

Ahora, entre los planes de Puerta se encuentra «ingresar en una clínica de desintoxicación para rehabilitarse de las drogas», como hiciera antes de que su camino y el de Neira se cruzaran en el Hotel Majadahonda el 2 de agosto de 2008», explicó su letrado.

En esta línea, no descarta tampoco que vuelva al mismo centro, situado en Alicante, en el que pidió permiso para venir a Madrid a ver a su novia el fin de semana y al que ya no regresó.

«¿No había dejado de consumir en la cárcel como se ha dicho?», preguntamos a Fernando Pamos. «Quien ha sido alcohólico nunca deja de serlo. Pues en el caso de los estupefacientes ocurre exactamente igual», indicó. Como se sabe, Puerta tiene un largo historial de consumo de cocaína de casi 20 años y también de recaídas. Una de ellas fue cuando le detectaron que era diabético, circunstancia que no aceptó de buen grado.

«Ahora se ocupará de rehacer la documentación que había perdido por estar recluido y en tratar de hacer una vida normal rodeado de los suyos. Está contento porque se ha hecho justicia, ya que ha sido utilizado y juzgado de forma mediática y eso no es justicia», subrayó su letrado.

En cuanto a la asignatura pendiente, el juicio por la supuesta agresión a Neira, prefiere no hablar de ello aún. «Que disfrute de su libertad. Todo llegará y ya se verá en su día», concluyó. En total, Puerta ha estado en prisión preventiva desde el 13 de agosto de 2008. Un periodo de tiempo «suficiente» según decretó el auto de la titular del juzgado de Instrucción número 4 de Majadahonda para un delito de lesiones o agravadas, según el Código Penal.

El imputado tendrá que comparecer ahora todos los lunes en sede judicial y cuando determine la juez, tal y como expuso en el auto. Deberá mantenerse alejado de Neira a más de 500 metros y no salir de España hasta que se celebre el juicio.

«Todo se aclarará»

Precisamente de que llegue ese momento es de lo que tiene ganas la familia de Violeta Santander, «para que la verdad salga a la luz, se aclare todo y se haga justicia», indicó ayer Ignacio, su padre.

«Han destrozado la vida de mi hija, que no ha mentido nunca y han destruido a mi familia», subrayó en alusión al profesor Neira y a los supuestos malos tratos que Puerta le infligió en el hotel.

Recalcó que no está de acuerdo con el puñetazo que Puerta propinó a Neira, pero «hay que entender también las circunstancias: Antonio estaba bajo los efectos de las drogas y fue insultado por el segundo». Por último, explicó que Puerta «se tomará un tiempo de descanso para volver después a la empresa de sus padres en donde trabajaba».

Mientras, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, pidió ayer a la Justicia que «acelere» los procedimientos abiertos contra Puerta para que cumpla la condena que le impongan «si le encuentran culpable», informa Efe. En esta línea, explicó que hay que acelerar el proceso que se sigue contra Puerta por violencia de género a su novia, Violeta Santander, y por agresiones al profesor Jesús Neira.