«Mastergate»

Caso Cifuentes: cinco alumnos conocen por la juez que tienen el máster sin saberlo

Uno de ellos fue un exconcejal de Gallardón, quien se mostró indignado: «Me han pedido explicaciones, pero me las tienen que dar a mí»

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El «mastergate» de Cifuentes sigue dando mucho de sí. Ayer, los cinco testigos que comparecieron por la mañana ante la magistrada que instruye el caso se enteraron por ella de que tienen un máster de Derecho Público en la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) sin haberlo hecho. Abrió el fuego Pedro Calvo, el que fuera concejal del PP en el Ayuntamiento de Madrid en la época de Alberto Ruiz-Gallardón. «No hice ni el huevo, como se suele decir. Me limité a pagar los 1.500 euros de la matrícula, pero jamás fue a clase, ni hice ningún examen, ni presenté trabajo alguno». Todo ello, en 2012, el año en que habría cursado el curso de postgrado la expresidenta regional.

Calvo, que compareció ante la titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, Carmen Rodríguez-Medel, bromeó a su salida ante los periodistas primero «por sus buenas calificaciones», para expresar su perplejidad e indignación después «por el registro de notas, al que tachó de «vergonzoso». «Hice la matrícula porque quería sumar créditos para hacer un doctorado, pero el cambio del área de Seguridad a la de Economía no me dejaba tiempo. Sin embargo, me acabo de enterar de que tengo el postgrado y, encima, bastantes sobresalientes».

Tras mostrar su enfado por la citación judicial en calidad de testigo, ya que «me perjudica en mi prestigio y honor», dijo entenderlo ahora al mostrarle la juez un acta con las notas de todas las asignaturas de un curso que jamás realizó. Calvo, que abandonó la vida pública para dedicarse a sus actividades privadas, explicó que durante su declaración un abogado le había pedido explicaciones, pero « las explicaciones me las tienen que dar a mí».

A preguntas de los periodistas, indicó que no se había fijado en quién firmaba el acta de sus notas y tampoco si figuraba una calificación del Trabajo de Fin de Máster.

Su citación se produjo al aparecer su nombre en el acta de convalidaciones objeto del procedimiento penal, dado que este documento cuenta con cinco firmas falsificadas, lo que podría constituir un delito de falsedad documental. « Nunca solicité las convalidaciones. Lo vi en los medios; me parece inaudito», informa Efe.

Presunta malversación

Su situación es idéntica a la del resto de alumnos que comparecieron por la mañana. Entre ellos, el amigo Cifuentes y exgerente de la Universidad Complutense (UCM) Dionisio Ramos que mostró su «sorpresa» cuando vio sus asignaturas calificadas y convalidadas, pese a que él no cursó el máster tras matricularse, aseguraron fuentes jurídicas. También el catedrático de la Universidad de Alcalá José Antonio Gurpegui Palacios, el empresario Ricardo Enrique Medina y la periodista Inmaculada González. Ninguno entiende nada.

La juez investiga si el Instituto de Derecho Público, que dirigía el catedrático Enrique Álvarez Conde, inflaba el número de matriculados que aprobaban por algún motivo económico. Esta situación podría derivar en un presunto delito de malversación de caudales públicos. Declarará el lunes, en calidad de investigado.