Los 20 concejales de Ahora Madrid, tras entrar en el Gobierno en 2015 - José ramón ladra

Carmena y sus ediles reducen un 53% de media las donaciones de su sueldo

Soto, Mayer y Zapata son los que más han disminuido las partidas altruistas de 2016 a 2017

MadridActualizado:

Ahora Madrid llegó al Palacio de Cibeles poniendo en cuestión los elevados sueldos que cobraban los cargos electos. Querían «un cambio radical» en la administración, renunciar «a los privilegios», practicar «una política de austeridad personal», como recoge su reglamento económico. La propia Manuela Carmena aseguró tras ser investida que ella y todo su equipo se reducirían el salario a la mitad, como suscribieron en la mencionada carta financiera. Pero su pretensión se fue aparcando hasta que reconocieron que no era viable: o se lo bajaban los 57 concejales de todos los grupos que conforman el Ayuntamiento o no era posible recortárselo a los 20 de la marca blanca de Podemos.

Buscaron una alternativa con la que sacar pecho: l a donación a organizaciones y proyectos solidarios. Según se puede comprobar en el apartado de transparencia de Ahora Madrid, la fiebre altruista ha ido perdiendo temperatura entre todos los abanderados del cambio en Madrid de 2016 a 2017, donde de media se ha pegado un tijeretazo a su generosidad del 53%. Abajo se muestra el ránking, de más a menos, de los concejales que han preferido guardarse más dinero en su caja de ahorros. Pablo Soto (Podemos), delegado de Participación Ciudadana ha pasado de donar 5.000 euros a nada en 2017 (un 100% menos). En su caso está exento de someterse al reglamento por discapacidad; Celia Mayer (Madrid 129), que perdió la cartera de Cultura y Deportes para ostentar la de Igualdad en en 2017, de 33.400 euros a 6.606 (un 80% menos); Guillermo Zapata (Madrid 129), concejal presidente de Villaverde y Fuencarral-El Pardo, dedicó 28.000 euros en 2016 y prefirió dar 8.145 el año pasado, y Yolanda Rodríguez (IU), de Ciudad Lineal y Hortaleza, dio un salto de los 19.200 a los 6.100 euros.

En el otro extremo, de menos a más, se encuentra Javier Barbero (Madrid 129), delegado de Salud y Seguridad, cuya disminución se ha disimulado (un 17%) porque no fue muy derrochador en 2016 por su situación personal (exento por tener familiares en situaciones especiales): de 7.920 euros rebajó a 6.600. Le sigue Mauricio Valiente (IU), tercer teniente de alcalde y concejal de Chamartín, habiendo descendido un 35% dichas trasferencias (sobre todo a IU y el Partido Comunista) de 20.000 a 13.000 euros.

La alcaldesa de Madrid ha reducido el número de donaciones en un 40,1%, porcentaje que comparte con José Manuel Calvo, delegado de Desarrollo Urbano; Esther Gómez, concejal de Chamberí y Carabanchel,y Jorge García Castaño, actual delegado de Economía y Hacienda –aunque no es hasta finales de 2017 cuando ocupa el cargo–. En el caso de Carmena, si en 2016 destinó 17.605,08 euros a proyectos sociales, en 2017 lo limitó a 10.552,54 euros. La mayoría de estos importes los dirige a la ONG Cosiendo el Paro (12.000 y 9.000 euros respectivamente), de la que nace la tienda Zapatelas, un proyecto de integración social para reclusas que cosían ropita de bebé que Carmena abrió en el 39 de la calle de Manuela Malasaña (Centro) –dejó de formar parte de la entidad cuando llegó a la Alcaldía–.

Según el reglamento de Ahora Madrid, la regidora sólo debería quedarse 44.100 euros netos anuales de los poco más de 100.000 brutos que cobra, pero no es así, al igual que ocurre para el resto de sus ediles. Especifican en la página de la formación política que la máxima representante de los madrileños ha asumido de su bolsillo gastos institucionales para ahorrárselo a los madrileños, pero no detallan la cuantía.

Los anticapitalistas

En teoría, el equipo de Gobierno prometió en campaña electoral que los ediles que alcanzaran escaño se rebajarían el sueldo hasta llegar a cobrar un límite de cuatro salarios mínimos brutos (648,60 euros fijaban en 2015), con variaciones sujetas a tener hijos a cargo, personas dependientes o discapacidad. En cualquier caso, de 2016 a 2017 sólo se ha producido un baile de sillas en algunas concejalías y el cambio no es proporcional a la reducción en las donaciones.

Llama la atención que el descenso de dádivas alcanza al sector más radical, a los defensores del anticapitalismo, del todo por y para el pueblo, que simbolizan los integrantes de Ganemos en Ahora Madrid: la terrateniente Montserrat Galcerán (Tetuán y Moncloa-Aravaca), con un 44% menos; Pablo Carmona (Salamanca y Moratalaz), con un 45% menos, y Rommy Arce (Usera y Arganzuela), con un 53% menos. También llega a Carlos Sánchez Mato (IU), que ahora se encarga de Vicálvaro y Latina tras su destitución como delegado de Economía en diciembre de 2017. Él ha pasado de dar 22.462 euros a 12.100 (un 46% menos).

Voluminosa también ha sido la merma de donaciones entre Paco Pérez (Podemos), el alcalde de las dos Vallecas (de 13.907 euros a 5.196); Marta Higueras (independiente), primera teniente de alcalde y delegada de Equidad y Derechos Sociales (de 16.800 euros a 6.600), Marta Gómez Lahoz (Podemos), de SanBlas-Canillejas y Barajas (de 30.258 a casi 13.000 euros) y el de la delegada de Medio Ambiente, Inés Sabanés (Equo), (de casi 30.000 euros a 13.150 euros, donde su partido fue el más perjudicado, pasando de percibir 16.000 euros en 2016 a 5.000 en 2017).

El personal eventual nombrado por Ahora Madrid también tenía que firmar la carta financiera, pero como se puede comprobar, de los cerca de 120 cargos de confianza, cerca de la mitad no aporta ningún tipo de donación a entidades sin ánimo de lucro o proyectos de crowdfunding.