De izquierda a derecha, Marta Higueras, Carmena y Luis Cueto, el pasado mes de junio
De izquierda a derecha, Marta Higueras, Carmena y Luis Cueto, el pasado mes de junio - JOSÉ RAMÓN LADRA

Carmena tumba un contrato irregular de su sobrino en el Club de Campo

Contratación de Cultura y Deportes y la Secretaría General Técnica cancela la licitación de servicios de hostelería por no ajustarse a Derecho

MadridActualizado:

Los abonados del Club de Campo Villa de Madrid (cerca de 33.000) –que pagan anualmente 800 euros por adulto y 400 por menor– no saben si van a poder comer y beber en la instalación tras cancelarse el último contrato de hostelería adjudicado al detectarse irregularidades en su tramitación. La Secretaría General Técnica y la Subdirección General de Gestión Económica y Contratación de Cultura y Deportes –área que dirige la alcaldesa, Manuela Carmena– han declarado nulo de pleno derecho los actos preparatorios y la entrega del contrato denominado «concesión de la gestión y desarrollo de los servicios de hostelería en la cafetería del picadero, bar de pádel y chalet de tiro/hockey» a la empresa Brandelicious. El motivo: se ha hecho mal.

Desde estos departamentos han elevado un duro informe de 13 páginas al Club de Campo, institución cuyo máximo responsable es Luis Cueto, el sobrino político de la regidora y quien preside el consejo de administración. Según el documento, fechado a 22 de octubre, y al que ha tenido acceso ABC, el Club de Campo no ha atendido a las instrucciones de contratación para sacar a concurso correctamente estos servicios.

Estas dos áreas se dan cuenta de las anomalías porque, sorpresivamente, las otras dos empresas que se presentaron a la oferta, Sabores y Aromas del Mediterráneo S. L. y A6 Gestión Hostelería S. L., recurrieron la adjudicación del pasado 4 de julio. Los motivos de impugnación, tal y como figura en el informe, aluden a «la falta de objeto social [se dedica fundamentalmente a encuestas], capacidad y de solvencia de la adjudicataria», así como el «incumplimiento de los pliegos y arbitrariedad en la valoración».

Disfrazado de concurso público

Elena María Albarrán, la subdirectora de Contratación, y María Teresa Jiménez Ortiz, la secretaria general técnica, firmantes del escrito, vienen a explicar que el Club de Campo ha disfrazado de concurso público abierto lo que en realidad es un concurso previamente negociado. Aluden, por un lado, a que no se marca precio de licitación y ha de existir cuando el contrato asciende a más de 100.000 euros, como es el caso, con una concesión de tres lotes durante 15 años más 10 prorrogables. «No se realizó estudio económico ni se procedió a la fijación de valor estimado en los términos legalmente establecidos», recoge el texto.

Advierten, además, de que la tramitación se ha realizado mediante «un procedimiento no previsto» para un contrato de más de 100.000 euros y que se introducen criterios negociables en una adjudicación que debía de haber sido tramitada por procedimiento abierto. Por todo ello, se declara nulo de pleno derecho el contrato en base a la Ley 39/2015 del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, «por falta de una actuación esencial dentro del procedimiento de adjudicación y por haber prescindido total y absolutamente del procedimiento establecido».

Ahora llega la incertidumbre para los trabajadores de Brandelicious, instalados en el Club de Campo desde agosto, y para los usuarios de esta instalación. El procedimiento tendrá que remitirse a la Junta Consultiva de Contratación Administrativa de la Comunidad de Madrid para que dictamine su resolución.

Comparecencia de Cueto

Este viernes se celebra la comisión permanente del Pleno de Vigilancia de la Contratación, donde el grupo municipal popular va a solicitar que, de cara a la próxima sesión del mes que viene, comparezcan Luis Cueto y las firmantes del documento para rendir cuentas sobre lo ocurrido. «Si un informe de la Secretaría General Técnica dice que este contrato es anulable por haber sido mal tramitado, los responsables del club de campo tienen que acudir a la comisión para que expliquen cómo se ha podido producir», informa el presidente de la comisión, el concejal del PP José Luis Moreno Casas. El edil califica de «demoledor» el documento.

El gerente del Club de Campo, Joaquín Ballesteros, a quien colocó Ahora Madrid en este cargo en octubre de 2015, ha sido cesado tras conocerse el informe de los departamentos municipales. Esta sociedad mixta, compuesta por el Ayuntamiento (51%), Patrimonio Nacional (24,5%) y la Real Sociedad Hípica (24,5%), se está gestionando con polémica desde que el Gobierno de Carmena se instaló en Cibeles. La Asociación de Abonados del Club de Campo denunció a principios de año ante el Juzgado de Primera Instancia 36 la contratación que la gerencia quería imponer a través de actividades socioculturales que nada tenían que ver con el club y que al año supondrán a la sociedad 250.000 euros.