Marta Higueras junto a Manuela Carmena, durante un pleno en Cibeles
Marta Higueras junto a Manuela Carmena, durante un pleno en Cibeles - IGNACIO GIL

Carmena solo ha ejecutado el 3% de las 4.200 viviendas sociales que prometió

El Ayuntamiento construirá barracones prefabricados tras el fracaso de su plan, que prevé construir y comprar pisos

La oposición (PP y Ciudadanos) critica la medida porque arrinconará a las personas sin recursos en «guetos»

MadridActualizado:

El Ayuntamiento de la capital, que dirige Manuela Carmena (Ahora Madrid), se propuso como meta terminar el mandato con la construcción de 4.200 viviendas sociales en régimen de alquiler y la adquisición de entre 80 y 90 más, pero en el ecuador de la legislatura apenas se ha ejecutado el 3% de este plan. Ante el fracaso de ejecución de este proyecto y la alta demanda residencial, que ya alcanza las 14.000 familias, el Consistorio pretende construir casas prefabricadas en el norte de la capital para los colectivos «más vulnerables económicamente» que estén en «situación de emergencia».

La iniciativa parte de la mano derecha de alcaldesa, Marta Higueras, delegada del área de Derechos Sociales, Equidad y Empleo y también presidenta de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS). Según adelantó El País y confirmaron fuentes municipales a ABC, se levantarán las primeras 70 viviendas en una parcela de 3.500 metros cuadrados, de titularidad municipal, situada en el distrito de San Blas-Canillejas. Serán edificios de tres alturas, con pisos de entre una y tres habitaciones. Cuatro de estas construcciones, «de carácter temporal», estarán reservadas para personas con movilidad reducida.

La construcción de estas infraviviendas se reconocen como un parche a la fallida política de vivienda pública del Ayuntamiento. Según los datos que maneja el PP –denunciados en la comisión del ramo del pasado mes de junio–, de las 4.200 viviendas prometidas inicialmente solo se han ejecutado 91 en el primer semestre, mientras que de las casi 2.500 que iban a construirse este año apenas se han alcanzado las 70 en el mismo periodo.

Construirán 70 viviendas prefabricadas en San Blas y después se instalarán más en Moncloa, Hortaleza y Chamartín

A estas cifras hay que sumar otras 30 en proceso de compra, tal y como indicó el edil de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, en el último Pleno. «En los dos procesos que hemos lanzado desde la EMVS se han ofrecido 97 viviendas, de las cuales 30 cumplen los requisitos y están en proceso de adquisición», explicó Calvo, que desmintió las acusaciones del grupo popular y Ciudadanos, que insistían en que solo habían comprado dos.

No obstante, esta treintena de pisos está todavía muy lejos de la promesa del Gobierno municipal, que avanzó la incorporación de 80 o 90 para toda la legislatura. Este periódico preguntó al Consistorio sobre estos números, pero no ha encontrado respuesta.

«Experimento social»

El portavoz del PPen el Ayuntamiento, José Luis Martínez-Almeida, tachó el proyecto de «experimento social» y consideró que la consecuencia última del plan será la creación de «un auténtico gueto».«Estamos ante una nueva improvisación del Gobierno de Carmena, que dijo que iba a construir 4.000 viviendas más y en estos momentos no está en construcción prácticamente ninguna de ellas», censuró.

El Ayuntamiento quiere llegar a los 4.200 pisos con construcciones, compras y alquiler social

El Gobierno municipal amplió el objetivo de construir viviendas en 1.600 más de las planeadas inicialmente. El cambio se produjo tras la aprobación de una enmienda del PSOE a los presupuestos de 2017, que exigía que estos pisos sociales se mantuviesen en régimen de alquiler y no de venta. El grupo municipal socialista declinó ayer hacer valoraciones al respecto, ya que desconocía el proyecto de viviendas sociales prefabricadas. No obstante, «ha pedido información al gobierno municipal» para conocer los detalles.

El Consistorio, ante la valoración de que será un gueto, defiende que «se van a construir en zonas que no acumulen ya vivienda protegida», que «estén bien comunicadas» y que «cuenten con las dotaciones necesarias para el barrio». Las viviendas estarán acompañadas de dotaciones de servicios sociales en los propios bajos de los edificios. Con la máxima premura se publicará el pliego con las prescripciones técnicas de estos bloques. Desde el Ayuntamiento subrayan que serán «exigentes para garantizar la calidad» y la «rapidez» con el objetivo de «acortar los tiempos de espera».

El propósito es que en abril ya puedan alojarse en ellas las primeras familias, que residirán en estos inmuebles hasta que se encuentre una solución habitacional definitiva. Tras esta primera fase, la intención es levantar otras similares en los distritos de Hortaleza, Chamartín y Moncloa.

La portavoz de Ciudadanos, Begoña Villacís, criticó la medida en los mismos términos. «Esta nueva idea es una de las peores que ha tenido el gobierno municipal», declaró; y añadió: «Esta política de vivienda social de concentración está denostada, caduca, antigua y fracasada; no es bueno crear guetos de ningún tiempo». A su juicio, esta iniciativa demuestra que Ahora Madrid tiene una «absoluta incapacidad para solucionar los problemas reales de los madrileños y hasta de sus promesas electorales».

Construcción y compra

El tema de la vivienda, precisamente, ocupó parte de la sesión plenaria del pasado 20 de julio, con la argumentación de Calvo y de la titular de Equidad. Marta Higueras aseguró que el compromiso del Ayuntamiento tiene dos vertientes: «paralizar los desahucios y dar una alternativa habitacional a quien se queda en la calle».

Si bien reconoció que no puede parar los desahucios –aunque en campaña se dijo lo contrario–, explicó que el objetivo es que las soluciones a este problema sean «una realidad lo antes posible». Sin dar datos de la ejecución, detalló que el proceso remite a la construcción y compra de viviendas, así como acuerdos con bancos y la Sareb y planes de ayuda para el alquiler social y viviendas solidarias.