Vista general de parte del camposanto de La Almudena
Vista general de parte del camposanto de La Almudena - FOTOS: ERNESTO AGUDO

Carmena gasta 56 millones en remunicipalizar la Funeraria

Este 16 de septiembre, los 14 cementerios de Madrid pasan a manos públicas al 100%. PP y C’s lo critican y rechazan que el servicio vaya a mejorar con la medida

MadridActualizado:

Restan poco más de dos semanas para que la Funeraria madrileña deje de ser titularidad mixta y pase al 100% a manos del Consistorio de la capital. El próximo 16 de septiembre expira el contrato actual y el Ayuntamiento de Manuela Carmena asumirá la gestión de la nueva Empresa Municipal de Servicios Funerarios y Cementerios de Madrid S.A.; un extremo que implica un coste de 56 millones de euros para las arcas locales en concepto de subrogación de los trabajadores y rehabilitación de los cementerios. El PP y Ciudadanos se muestran en contra de esta medida, fruto de la «ideologización» de la política de la marca municipal de Podemos, y niegan que con ello vaya a funcionar mejor el servicio y repercuta en las arcas municipales.

El equipo de Gobierno, que prevé que al remunicipalizar el servicio se multipliquen por siete los ingresos del Ayuntamiento, deberá abonar 31,8 millones de euros para mantener a los 529 empleados de la actual Empresa Mixta de Servicios Funerarios. A esta cantidad hay que sumar otros 23,8 millones para rehabilitar los cementerios, especialmente la a Almudena, que supone el grueso con 16 millones de euros.

La inmensa necrópolis, una de las más grandes de Europa, urge un plan integral para mejorar sus infraestructuras. Nuestra Señora de La Almudena, en el distrito de Ciudad Lineal, presenta un aspecto semiabandonado en muchas zonas. Las aceras están levantadas en varios puntos, el asfalto desconchado, los nichos están comidos por la humedad y apuntalados por riesgo de derrumbe, algunas sepulturas están al descubiero y vacías, existe un elevado riesgo de derrumbe en sus muros...

La situación de abandono ha llegado hasta tal punto, que las mesetas número 2 y 3 están cerradas. Como ha venido informando este periódico, los robos de crucifijos y materiales de valor, como metales y mármoles, se han convertido en algo habitual. Si bien en 2012 se aprobó un plan integral de rehabilitación, este no llegó a ponerse en marcha. Este año, con una partida de 4,4 millones de euros para todos los cementerios, el Consistorio de Manuela Carmena tomará el mando de la Funeraria con la necesidad de gastar en su primera remunicipalización cerca de 60 millones.

La empresa mixta volverá a ser de titularidad íntegramente pública después de cincuenta años. Creada en 1966, la firma expira el próximo 16 de septiembre tras un pasado polémico. En diciembre de 1992, el Ayuntamiento de José María Álvarez del Manzano privatizó el 49% de la entidad y se la entregó a Funespaña por 0,60 euros, cien pesetas de entonces. El socio privado ha recibido desde la fecha un beneficio de 63.883.352 euros, referente a los dividendos y el 20% de los resultados de la explotación.

Prescindir de la otra mitad de la sociedad, así como la exención del pago del IBI, es lo que utiliza el Gobierno de Carmena para explicar los beneficios que otorgará la nueva empresa. Según sus cálculos, los beneficios en 2016 serán de 2,77 millones de euros y en el siguiente ejercicio alcanzarán los 6,52 millones. La entidad genera cada año unos 50 millones totales.

Según un estudio sobre la sostenibilidad de la Funeraria, si fuera necesario realizar inversiones extraordinarias, el Ayuntamiento se reservó la posibilidad de introducir una tasa que cubra los costes del mantenimiento. Apenas un día después de que lo publicara ABC, el Gobierno local reculó.

La empresa municipal concentrará la gestión de 14 cementerios, dos tanatorios y dos crematorios. El Consejo de Administración, que celebró el pasado 7 de julio su primera reunión, cuenta, entre sus miembros, con los ediles de Ahora Madrid Rommy Arce, Carlos Sánchez Mato, Javier Barbero y Paco Pérez.