Carmena colocará un belén de 30 figuras en Cibeles

El Ayuntamiento colocará en CentroCentro un nacimiento de José Luis Mayo. El 27 de noviembre se inaugura. En 2014, el conjunto histórico de los duques de Cardona estaba compuesto por 200 figuras

MadridActualizado:

Fuera dudas: CentroCentro volverá a tener belén estas Navidades y contemplarlo será gratuito. El Ayuntamiento de Madrid apaga la polémica confirmando a ABC que el próximo 27 de noviembre, coincidiendo con el encendido de las luces de Navidad, estará listo el nacimiento en el Patio de Operaciones de CentroCentro, donde se ha colocado en ediciones anteriores. Más pequeño, eso sí. Si en los tres últimos años los conjuntos históricos sumaban más de 200 piezas, en esta ocasión la recreación, que no consta de figuras antiguas, estará compuesta por 30. El autor del nacimiento es José Luis Mayo Lebrija. Se trata de una obra que pertenece a una colección privada del artesano, expuesta en otras ocasiones, y que cede en estas fechas.

Mayo se encargará del montaje en un espacio de 2,8 por 2,8 metros que le concede el gobierno de Manuela Carmena; en 2014, el majestuoso belén expuesto, propiedad de los duques de Cardona, contó con 50 metros cuadrados para su exhibición. Desde el Área de Cultura y Deportes, que dirige Celia Mayer, transmitieron a José Luis Mayo que no querían mucha ornamentación ni figuras, pero sí dignificar su significado con obras de gran valor artístico. «Se ha querido primar las piezas que dan vida a los belenes», exponen desde la concejalía de Cultura.

De gran riqueza también fueron las muestras de las últimas Navidades, cuyo objetivo perseguía acercar a los madrileños los grandes belenes de España. La era Botella trajo en 2012 el belén napolitano de García de Castro, una composición de 350 miniaturas del siglo XVIII que se podía visitar de forma gratuita. En 2013, Cibeles dio cobijo, con grandes medidas de seguridad, al belén de Francisco Salzillo, traído directamente de las salas del Museo Salzillo de Murcia, donde luce de forma permanente. Con más de 200 años de antigüedad, se le considera el belén más importante del arte barroco español, un referente del Misterio en los nacimientos de tradición española. Madrid contó con 297 piezas de este montaje de Salzillo, catalogado como Patrimonio Cultural Nacional. Disfrutar de él costaba 1 euro.

El más exclusivo

La ruta de los belenes de la capital sufrirá algunas modificaciones esta temporada. Desde la concejalía de Cultura explicaron que el belén municipal, también de José Luis Mayo, que se ha expuesto desde 2012 en el Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa volverá a su ubicación inicial: la Plaza de la Villa. Colón se quedará sin ninguna representación religiosa.

La Asociación de Belenistas de Madrid se encargará del montaje de esta obra de Mayo, un belén hebreo compuesto por 200 piezas de palillo de las que, la gran mayoría, no se puede hacer molde para su reproducción.

Todavía se desconoce dónde se situará, ya que hay obras en estos momentos en la antigua sede consistorial y el retraso de las mismas lleva aparejado una penalización económica.Se pensó en el deslumbrante Patio de Cristales, pero no está acondicionado para el paso a personas con movilidad reducida ni niños. El sitio que parece más adecuado, según Fidel Segovia, vicepresidente de la Asociación de Belenistas, es la sala que albergaba el antiguo Registro General (la puerta más cercana a la calle Mayor). La entrada es libre. Tardarán en darle vida tres días.

Muestra escenas como la anunciación de la Virgen, la Natividad, la caravana de los Reyes Magos, el rey Herodes y la Huida a Egipto. Cada uno de los ejemplares está valorado en 1.400 euros. Algunas tallas miden 35 centímetros.

El Museo de la Historia de Madrid volverá a presumir de su conjunto napolitano del siglo XVIII, formado por 50 figuras articuladas. Es una de las piezas escultóricas más valiosas del fondo artístico del patrimonio municipal. La entrada es gratuita.

Plaza Mayor, sin piezas

La Asociación de Belenistas se encargará de la exposición y su montaje que tendrá lugar en el Museo de San Isidro. Será gratis. Aquí se podrá disfrutar de 25 figuras, de diferentes tamaños, obra de Domènec Talarn i Ribot, policromadas por Mariano Fortuny i Marsal. Cada una se colocará en vitrinas de forma individualizada y acompañadas por una cartela explicativa y un mural. Las piezas museísticas miden 25 centímetros. Son únicas del siglo XIX, se cree que de la primera época como escultor del autor. Todas las imágenes pertenecen a los fondos artísticos de la Asociación de Belenistas.

La Plaza Mayor no tendrá este año su belén callejero con piezas de Olot. En 2013 regresó a los soportales de este emblemático lugar, junto a la Casa de la Panadería, después de permanecer más de una década sin mostrarse a los madrileños.Representaba escenas como la Natividad, la enunciación a los pastores, la adoración a los Reyes Magos y la Virgen María.

El más grande

En esta ocasión, coincidiendo con las obras que se acometen en la plaza por el hotel que verá la luz el próximo año y las actividades que se desarrollarán con motivo del cuarto centenario de la plaza, el concejal de Centro, Jorge García Castaño, ha estimado que este punto de encuentro navideño estaba saturado. Inicialmente, según informó el edil, se planteó trasladarlo a la Casa de la Villa, pero desde el Área de Cultura han detallado que no se expondrá. Permanecerá el clásico e histórico mercadillo navideño.

No faltarán en estas fechas los belenes del Palacio Real, que depende de Patrimonio Nacional ni los de los monasterios madrileños. Tampoco fallará el más grande de la región, el ubicado en la Real Casa de Correos con más de 1.000 piezas. Este será de los últimos en inaugurarse. Los Belenistas, encargados del montaje, prevén que sea visitable el 8 o el 9 de diciembre, después de la recepción con motivo del día de la Constitución que se lleva a cabo en la sede del gobierno regional. Este año mantendrá su extensión en tarima: 158 metros cuadrados de recreación.