Los andamios anclados sobre la fachada del Palacio del Capricho
Los andamios anclados sobre la fachada del Palacio del Capricho - ISABEL PERMUY

Carmena ancla andamios a los muros protegidos del Palacio del Capricho

El pleno de Barajas pide por unanimidad parar las obras tras la denuncia del PSOE

MadridActualizado:

Las obras del Palacio del Caprichocontinúan como empezaron: cargadas de polémica. El PSOE volvió ayer a pedir en el pleno del distrito de Barajas la paralización de los trabajos. En esta ocasión, el foco de la controversia se centró en el sistema de anclajes de los andamios que agujerean la fachada y en el color «amarillo pollo», según denunció la edil socialista Mercedes González, con el que se ha comenzado a pintar algunos muros exteriores.

En un acto de incoherencia política, el Grupo Municipal de Ahora Madrid votó a favor de la moción de urgencia del Partido Socialista en el Pleno del distrito, mientras que desde el Área de Cultura y Deportes del Ayuntamiento, encabezada por la propia Manuela Carmena, aseguraron a ABC que «no se van a suspender los trabajos», puesto que, afirmaron, se están llevando a cabo «con sumo cuidado, con criterios técnicos y con el contraste continuo con expertos e historiadores». «Respecto a los andamios, no son más que elementos auxiliares que, como en cualquier edificio, el Ayuntamiento coloca durante el tiempo que se realizan los trabajos», arguyen.

El PSOE reclamaba en su proposición que se estudiase la sustitución de los anclajes por «un sistema menos agresivo», puesto que la actuación se realiza sobre un edificio Bien de Interés Cultural (BIC). «Eviten que tengamos que curar un edificio ya de por sí herido», pidió González.

Los andamios anclados en la pared del Palacio del Capricho
Los andamios anclados en la pared del Palacio del Capricho - ISABEL PERMUY

Además, desde el pasado fin de semana, la fachada posterior del Palacio, la que da la calle de Rambla, se ha pintado de un color que, según el PSOE, «no tiene nada que ver con el arena original, sino con el que se usó en los años 70 para rodar la película de Richard Lester “Los tres mosqueteros”».

El Ayuntamiento, no obstante, aseguró que el color «ha sido elegido tras contrastar con la documentación histórica y consensuar el criterio con los conservadores del Jardín Histórico». Una respuesta que González tachó de «poco rigurosa». «Decir que el amarillo es el color de la época es reconocer que no se han ni paseado por allí, que no hay más que ver cómo son el resto de edificios», criticó la edil socialista, que recordó que el edificio también estuvo pintado de rosa, pero eso no significa que ese fuese el original.

Los socialistas tachan de «falta de rigor» la pintura «amarillo pollo» con la que han pintado la fachada

«No se ha hecho a lo loco ni con falta de rigor», refutó la concejal-presidenta del distrito, Marta Gómez Lahoz, que reiteró que los trabajos se están realizando con «sumo cuidado». «Ya se han cargado el interior y ahora se van a llevar por delante el exterior», reclamó después la concejal del PSOE, en referencia a la polémica del año pasado suscitada a raíz de la demolición de un muro interior con elementos del siglo XVI durante su transformación como museo dedicado a la Duquesa de Osuna y a la mujer en la Ilustración.

Por esta cuestión, el pleno del distrito también reclamó la suspensión de los trabajos. PP y Ciudadanos apoyaron la iniciativa del PSOE, que sólo fue rechazada por Ahora Madrid. En esa propuesta también se incluía que el Ayuntamiento debía emitir un informe «pormenorizado» que justificase que las obras se adecuaban a las distintas normativas en función del grado de protección.

«Si hubiera habido un Plan Especial para el Palacio este despropósito se podría haber evitado», lamentó González. El documento tenía que haber sido traslado en un plazo de diez días, sin embargo, todavía no ha sido puesto en conocimiento de los grupos municipales.