Carmen Maura, con el presidente Ángel Garrido

Carmen Maura: «Estoy un poquito cansada de tanto #MeToo»

La artista recoge el premio Medalla Internacional de las Artes 2018 y reivindica la defensa de la imagen de España que han hecho desde el mundo del cine y la cultura

MADRIDActualizado:

Directa, clara como el agua y hasta un pelín insolente, Carmen Maura fue más ella misma que nunca cuando este martes, al recibir la Medalla Internacional de las Artes 2018, se reivindicó como mujer, española, demócrata y amante de la igualdad, al tiempo que lanzaba un cable a los hombres en el difícil mundo en que vivimos.

En un discurso sin papeles pero con mucha cabeza, la actriz comenzó haciendo un alegato «aprovechando el Día del Padre, en homenaje a los hombres, que me dan mucha ternura últimamente». Ante un auditorio totalmente entregado desde su primera palabra, aseguró que «a los hombres creo que tenemos que protegerlos; estoy un poquito cansada de tanto #MeToo». Les pidió «que no nos cojáis miedo» y confesó ella siempre ha creido que «las relaciones hombre-mujer se pueden llevar por un camino de cordialidad porque para llegar a la igualdad tenemos que ser iguales, no más brutas».

Maura, una de las más reconocidas actrices del panorama español de las últimas décadas, ha trabajado con los mejores directores, tanto de cine como de teatro, y ayer recordaba a algunos, como Adolfo Marsillach, Fernando Fernán Gómez, Fernando Colomo, Pedro Almodovar o Carlos Saura.

«Para llegar a la igualdad tenemos que ser iguales, no más brutas», afirma

En su sentido discurso en la Real Casa de Correos, ante el presidente regional Ángel Garrido y el consejero de Cultura Jaime de los Santos, la actriz recordó a las jóvenes lo difícil que era ser, como ella fue, feminista y rompedora de reglas en el tardofranquismo: «Las jóvenes no se pueden ni imaginar cómo era la vida de las mujeres antes de la llegada de la democracia». Alabó la transición como el momento en que «este país pasó de estar cerrado al mundo a abrirse en 15 días».

También tuvo Maura palabras para la reivindicación democrática: recordó unas palabras recientes de Antonio Banderas y se unió a ellas, pidiendo «que haya diálogo, que logremos olvidar cosas que ya están pasadas». Y también defendió la importancia de «hablar bien de España», como ella ha tenido que hacer a lo largo de su carrera profesional, «incluso exagerando un poquito y mintiendo a veces para defender España».

Dice sentirse «muy orgullosa» de defender su país, algo que «en este momento lo necesita», y puso en valor lo mucho que «la gente del cine y de la cultura» han hecho para conseguir la imagen que tiene España en este momento en el extranjero». Ellos, afirma, han hecho en este sentido «casi más que los que se dedican a la política». Por eso le preocupa «que se vaya a ir a la mierda eso en dos meses», y pidió encarecidamente «que tengamos cuidado de no poner verde a España por ahí fuera».