Zonas «abandonadas» y con falta de recursos en Pozuelo de Alarcón
Zonas «abandonadas» y con falta de recursos en Pozuelo de Alarcón - GUILLERMO NAVARRO

La «cara B» de los municipios más ricos

Falta de iluminación, abandono y barrios descuidados:así es la otra realidad de Pozuelo de Alarcón, Boadilla del Monte y Las Rozas

MADRIDActualizado:

Detrás del Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón no hay edificios lujosos ni tiendas que destaquen por su opulencia. Los coches aparcan en doble fila, un chatarrero rebusca en los contenedores y gente –«humilde, no todos somos ricos aquí»– sale cargada con bolsas de una conocida cadena de supermercados: el único que hay en esa zona.

En Las Rozas, los vecinos de Las Matas se sienten «abandonados» por parte de la administración pública. Son el «patito feo» de la localidad. A solo 19 kilómetros de ese lugar, resalta la construcción moderna de uno de los edificios del Consistorio de Boadilla del Monte. A su lado, flores en una pequeña glorieta, bancos y comercios adornan el municipio con menos contrastes de los tres.

Pozuelo, Las Rozas y Boadilla han sido este año las localidades con mayor renta media anual per cápita de España, según el informe de Indicadores Urbanos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Las tres poblaciones, separadas por una distancia de 32 kilómetros, suman una renta total de 62.169 euros por habitante, una cantidad a la que no llegarían ni juntándose los 10 municipios «más pobres». Pero, ¿es todo riqueza y lujo en estos sitios? ¿Hay igualdad entre las diferentes zonas de cada uno de ellos? Pozuelo de Alarcón encabeza, un año más, la lista. La calle del Calvario da inicio a una sucesión de bloques de edificios blancos y descuidados que nada tienen que ver con las casas que inundan la avenida de Europa; y, mucho menos, los chalés de La Finca, la urbanización de los millonarios de Madrid.

Tras ella se sitúa el barrio conocido popularmente como «Los elementos» en honor al nombre de sus calles: Tierra, Fuego y Aire. En su entrada destaca una tienda de fotocopias que tiene colgado el cartel de «se alquila» y la ropa tendida es el monumento que uno observa cuando inclina la cabeza hacia el cielo. Las aceras tienen socavones y los pasadizos carecen de iluminación. «Esto también es Pozuelo», dice Nuria Gómez, vecina desde hace 28 años del barrio, delante de la mezquita Al-Gofran. Mientras ella habla, en uno de los pisos suena alto una canción de flamenco que tapa su voz. «No hay tiendas normales, se escucha bachata a la una de la madrugada y a veces también gritos... Todo está descuidado, pero tenemos que vivir a precio de Pozuelo», protesta la mujer: «He llegado a encontrar una taza del váter tirada en la acera».

«El Bronx»

En Pozuelo, «los ricos están en las afueras; la gente normal, en el casco antiguo». A pocos metros de este barrio, está «El Bronx» –así lo llaman ellos, irónicamente–. «Hace dos semanas que ha terminado la obra de asfaltado, antes todo era barro con la lluvia», asegura Miguel Ángel González. A pesar de las mejoras, están «un poco aislados».

En la peluquería Pareja, Manuela termina de acicalar a Juani. «Esto era tercermundista», afirman las mujeres: «Ponemos precios de barrio acordes a la zona porque la gente dejaría de venir, pero pagamos los mismos impuestos».

Inversión de 68 millones de euros

La alcaldesa de Pozuelo, Susana Pérez Quislant, ha asegurado a ABC que el Consistorio está haciendo un esfuerzo especial, precisamente en las zonas de los cascos de la ciudad. De hecho, acaban de finalizar las obras de remodelación y rehabilitación del barrio de Las Flores a las que el Ayuntamiento ha destinado más de un millón de euros, dentro del Plan Pozuelo en el Centro, que se ha puesto en marcha precisamente para rehabilitar las zonas más antiguas del municipio.

Junto a ello, hay que destacar inversiones importantes como el cambio de luminarias, el asfaltado de las calles en el que el el Consistorio habrá invertido 8 millones de euros al finalizar la legislatura, la mejora de cerca de 30 calles en el barrio de la Estación, con una inversión también cercana al millón de euros y una importante apuesta por la eliminación de barreras arquitectónicas. «Todo ello unido a un ambicioso Plan de Inversiones a cuatro años en el que habremos invertido cerca de 68 millones de euros y que sin duda está transformando la ciudad», ha explicado Pérez Quislant.

Desde la oposición, el PSOE critica la coyuntura: «Es una de las ciudades con mayor tasa de desigualdad. En determinados núcleos, la situación de las familias es precaria, no llegan a 10.000 euros anuales». En cuanto a la actuación por parte de la administración pública, las mismas fuentes indican que «hace falta inversión y no se hace, se favorece a las zonas más ricas». La renta de las personas que viven en las grandes urbanizaciones que hay en la zona invisibiliza la otra realidad y eleva la media de unos datos que no representan a todos los vecinos.

El barrio conocido como «Los Elementos» es obrero y de rentas muy bajas en una población con la renta per cápita más alta de España.
El barrio conocido como «Los Elementos» es obrero y de rentas muy bajas en una población con la renta per cápita más alta de España. - GUILLERMO NAVARRO

En Las Matas, los Lexus conviven con antiguos Ford Ka. La sensación de abandono la tienen también los vecinos de la localidad de Las Rozas. La ropa ya no se ve en las ventanas, el paisaje lo inunda ahora la maraña que forma el cableado eléctrico. Elvira pasea con su carro de la compra por la carretera, no tiene espacio en la acera para poder caminar: «Son estrechas, con socavones... ¿Los cables? Un peligro. Puede arder todo».

«Es un horror», afirma Carmen Corbis: «No sabemos qué ha pasado». La vecina se refiere a unas obras de soterramiento aprobadas en el presupuesto del Ayuntamiento durante la anterior legislatura. En el subsuelo, según ha podido saber este diario, se hicieron tareas de canalización pero el diámetro de los tubos insertados por aquel entonces no es acorde a la normativa actual. El Ayuntamiento, por su parte, asegura que el soterramiento corresponde a las compañías eléctricas, «que llevan cinco años de retraso»: «Se ha reclamado que acometan las obras y se les ha dado un margen para ello. No lo han hecho, por eso intensificaremos la presión para que esos cables desaparezcan».

El contraste entre zonas es menor en Boadilla del Monte, donde los carteles publicitarios exponen que «Boadilla es calidad de vida». La zona más humilde es la que rodea el casco antiguo. Como en cualquier barrio, hay persianas negras por el paso del tiempo, edificios descuidados y aceras poco accesibles. «Aquí, por suerte, el alcalde está muy pendiente de todos y, cuando algo está desatendido, lo cambia. ¿Lo malo? El alquiler está muy caro», dice Agustín: «Pero mejores servicios, imposible».

Fuentes municipales aseguran que se está acometiendo un plan de remodelación integral en esa zona y que está previsto que termine antes de final de año: «Las aceras serán más anchas, se quitarán los escalones y obstáculos y generaremos 100 plazas más de aparcamiento».

Pozuelo, Boadilla y Las Rozas, los municipios más ricos de España cuya realidad queda a la sombra de los datos estadísticos que no representan al total de la población.

Datos altos para sitios «humildes»

El INE recoge información sobre las condiciones de vida de los municipios españoles con más de 20.000 habitantes. El dato más representativo es la renta media anual. Así, Pozuelo, con 85.605 personas empadronadas, lidera la tabla con una media per cápita de 23.861 euros anuales; Boadilla (51.463 habitantes) le sigue, con 19.510 euros. Por su parte, Las Rozas supera los datos demográficos anteriores, con un total de 95.071 habitantes, pero su renta es la más baja: 18.798 euros.

En cuanto al desempleo, las cifras también son halagüeñas. Se recoge que Pozuelo es el municipio analizado con menor tasa: un 7,4%. Las Rozas se posiciona cuarta en este indicador municipal y su porcentaje asciende al 8,3. El informe no aporta datos al respecto de Boadilla, pero fuentes municipales aseguran que la tasa de desempleo actual se sitúa en torno al 4,3%.