Una de las propuestas más insólitas vendrá de la mano de Circus Baobab. Será en el antiguo Matadero de Legazpi. ABC

Al calor del verano en Madrid

TEXTO: MABEL AMADO/
Actualizado:

MADRID. Promete sorpresas y distender las noches estivales de la ciudad. Son Los Veranos de la Villa, un clásico festival que acudirá fiel a su cita con los madrileños el próximo 1 de julio. En esta edición, y para ayudar a sobrellevar la canícula, ofrecerá cincuenta conciertos y noventa espectáculos en veintitrés escenarios diferentes, diecinueve al aire libre y cuatro cubiertos.

Aunque se ha reducido en tiempo -concluirá el 14 de agosto para que el festival no pierda su fuerza- y se ha prescindido de un espacio, el de la Muralla Árabe, cada vez más protegida, esta gran cita artística intentará afianzar el carácter cosmopolita de Madrid.

Como avanzó ayer la concejal de Las Artes, Alicia Moreno, «este año se ha diseñado una programación plural que combinará mágicamente arte y verano en espacios poco convencionales». Así, y por primera vez, el Matadero de Legazpi se incorpora a un festival que pondrá «acentos internacionales y ritmos de todos los colores».

Antiguo Matadero de Legazpi

En este espacio recién rehabilitado -con un aforo de 2.122 personas- se ofrecerá una programación centrada en la danza, la ópera, el flamenco y el circo. En sucesivos días, el público podrá disfrutar con compañías como Helikon Ópera Teatro de Moscú, Metros, Manuela Carrasco o Adalil Produccions, entre otras.

La música en todas sus expresiones llegará un año más al Patio Central del Conde Duque. Tras la actuación de Ismael Serrano (1 de julio) se sucederán veinte conciertos más de figuras como Roberta Flack, Bárbara Hendricks, George Clinton, Taj Mahal, Jorge Drexler, Miguel Ríos o María Dolores Pradera.

Otra cita esencial de Los Veranos de la Villa que ayer recordaba la directora del festival, Mora Apreda, será el concierto del maestro Daniel Barenboim en la Plaza Mayor, el 15 de julio. En esta ocasión dirigirá la «Novena sinfonía», de Beethoven.

Jardines de Sabatini

Ya en los Jardines de Sabatini se entremezclarán ritmos portugueses, argentinos, venezolanos y flamencos con el género chico. Cristina Branco, Carlos do Carmo, La China, 34 puñaladas, L´Ham de Foc, Edith Salazar, Carmen Linares, La Tana, Vicente Soto «Sordera» y Pitingo serán algunos de los artistas que actuarán en este emblemático marco.

Seguimos con los acordes del exitoso ciclo «Música para la puesta de sol». En su segunda temporada volverá a reunir en distintas calles y plazas de la ciudad formaciones como Solistas Opera House Covent Garden, el Quinteto de Viento de Madrid o la Orquesta Madrid Barroco.

La danza, otro gran eje de la programación, dividirá sus escenarios entre el Centro Cultural de la Villa, el antiguo Matadero de Legazpi, Azca, el Teatro Pradillo y El Canto de la Cabra. Flamenco y ballet contemporáneo conforman la variada oferta para los meses de julio y agosto.

Entre la propuesta teatral destaca el último espectáculo de Comediants, «Las mil y una noches», dirigido por Joan Font. Estará en escena del 4 al 7 de agosto en el Conde Duque. También el Teatro Español acogerá un nuevo montaje de «Ricardo III», de William Shakespeare, a cargo del Centro Dramático Gallego, dirigido por Manuel Guede. Será del 30 de junio al 3 de julio.

Para no pasar por alto el cuarto centenario de la edición de la primera parte del Quijote, el festival ha programado «Andante en moto-Quijote se rueda», un espectáculo de teatro de calle en las plazas de Dalí y de la Paja, y «Farsa Quijotesca», obra que se representará en el Centro Cultural de la Villa los tres primeros días de julio.

Cine en La Bombilla

Completan la programación veraniega las más de 150 películas que se proyectarán en las dos pantallas de cine de verano en el Parque de la Bombilla, y Titirilandia, en sus dos escenarios del parque del Buen Retiro y La Casa Encendida. Sin olvidarnos de las propuestas más insólitas de Circus Baobab y su espectáculo de circo acrobático, los días 25, 26 y 27 de julio en el antiguo Matadero de Legazpi.

Por último, la sorpresa vendrá de la mano de una experiencia sensorial en el Círculo de Bellas Artes. Durante dos días y dos noches (2 y 3 de julio), Café del Mar y su Sensomusic llenará de chill-out todos los rincones de este centro artístico.

Y ante tan amplias y variadas expresiones artísticas, Alicia Moreno animó ayer a todos los madrileños «a dejarse seducir por este sueño de una noche de verano...»