El Café Comercial, en la glorieta de Bilbao de Madrid, empapelado tras anunciar su cierre
El Café Comercial, en la glorieta de Bilbao de Madrid, empapelado tras anunciar su cierre - ISABEL PERMUY

El Café Comercial de Madrid reabrirá antes de 2017

El local seguirá siendo un bar-restaurante y conservará su arquitectura y elementos como las escaleras, el mostrador o las lámparas que adornan el salón

MadridActualizado:

El mítico Café Comercial, en la glorieta de Bilbao de Madrid, cerrado desde julio de 2015 tras 128 años de actividad, reabrirá «como muy tarde» antes de 2017. Según ha adelantado el diario El Mundo y han confirmado a ABC fuentes de El Escondite, el grupo que se hará cargo del establecimiento, sólo faltan cerrar «algunos flecos para tramitar la licencia con el Ayuntamiento de Madrid y comenzar cuanto antes las obras de reforma».

El café está catalogado con el nivel I de protección por la Dirección general de Edificación municipal, reservado a locales de gran valor y que implica la conservación integral de su arquitectura. Entre estos elementos están las escaleras, el mostrador o las lámparas que adornan el salón. También la fachada y el salón, los paramentos verticales, techos, paños, rótulo, muebles auxiliares y otro tipo de mobiliario. Desde El Escondite han asegurado que se llevarán a cabo trabajos de remodelación aunque no han querido detallar en qué consistirán. No obstante, han insistido en que se mantendrá «la estructura» y «todo lo que legalmente» debe conservarse.

El lugar que dio luz y forma a «La Colmena» del Nobel Camilo José Cela, logró reunir a figuras de la cultura como los escritores Antonio Machado, Jardiel Poncela, Rafael Azcona o Sánchez Ferlosio. Era uno de los pocos cafés clásicos que todavía conservaba la capital, cuyo único representante que sobrevive ahora es el Gijón, en el Paseo de Recoletos. Su fama llegó a traspasar fronteras hasta el punto de que las guías de viaje más prestigiosas incluían este enclave como lugar de visita obligado.

Cuando se cerró el establecimiento a finales del pasado julio, una abalancha de personas se acercó hasta el establecimiento para dejar sus mensajes de apoyo en las cristaleras del local. En aquel momento, el Ayuntamiento ya indicó que el grupo que decidiera reactivar el Café Comercial debería conservar su arquitectura y ornamentación originales fuera cual fuera el uso del local.

Pertenecía a la familia Contreras desde el año 1909, familia que lo regentaba ya en su tercera generación. En el año 2000 les concedieron el premio al mejor café del año en España y también cuentan con el título de establecimiento centenario de Madrid que otorga la Comunidad de Madrid.