Cada madrileño se ahorrará 87 euros de media en el IRPF al acabar la legislatura

La medida que prepara el Gobierno de Díaz Ayuso beneficiará, sobre todo, a las rentas bajas

MadridActualizado:

Los impuestos en Madrid continuarán adelgazando año a año a tenor de lo anunciado por el recién formado Gobierno de Isabel Díaz Ayuso. La nueva presidenta de la comunidad anunció una rebaja en la tarifa autonómica del IRPF de medio punto por cada uno de los cinco tramos que componen la tarifa autonómica de aquí al final de legislatura, lo que reducirá la recaudación en 300 millones de euros. Un montante que se traducirá en que cada madrileño pagará casi 90 euros menos de IRPF. En concreto, si el sueldo medio en Madrid alcanza los 27.089 euros, de acuerdo al INE, la cuota en IRPF para un soltero menor de 65 años que gane este montante será 87,46 euros menor. Si ahora afronta una factura fiscal de 4.022 euros, cuando se produzca la rebaja esta será de 3.934,5: es decir, una reducción del 2,17%.

Así lo recogen las cifras elaboradas para ABC por el presidente del Registro de Economistas Asesores Fiscales (Reaf), Jesús Sanmartín. De esta forma, se aprecia que para los 2,8 millones de madrileños que pagan IRPF, la rebaja será mayor o menor en función de los ingresos que declaran en el IRPF. Pese a que la rebaja es la misma para cada uno de los tramos, la configuración del IRPF -el impuesto más progresivo del sistema tributario español- provoca que el efecto sea más beneficioso para las rentas bajas que para las altas. De esta forma, para una renta de 16.000 euros brutos anuales la cuota a pagar será un 2,7% menor que en la actualidad -23 euros en dinero contante y sonante-.

Este porcentaje va bajando a medida que el sueldo va ganando quilates. Para un ejecutivo del Ibex que gane un millón de euros - de media, los últimos datos de la CNMV arrojan que perciben 1,127 millones al año-, la rebaja fiscal será del 1,17% o lo que es lo mismo, 4.946 euros menos al año, ya que su factura fiscal será de 418.438 euros.

Como fuere, esta rebaja generalizada a lo largo y ancho de la tarifa será progresiva a lo largo de la legislatura, en función de la disponibilidad y la situación económica de cada año, apuntan desde la consejería de Hacienda de la Comunidad de Madrid, por lo que la instantánea final de la reducción de IRPF no se tendrá hasta dentro de cuatro años, cuando acabe el actual mandato de Díaz Ayuso.

Andanada de guiños fiscales

La bautizada por la presidenta de la comunidad como «la mayor rebaja fiscal de la historia» de la región, tendrá estos guiños en el IRPF como mascarón de proa, pero no será la única. La presidenta también se comprometió a «elevar el mínimo personal y familiar por descendientes» y «ahondar» en las deducciones del Impuesto de la Renta. Asimismo, en su programa electoral también se comprometía a bajar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones a hermanos, tíos y sobrinos, además de hacer menguar el de Transmisiones Patrimoniales, Actos Jurídicos y Documentados y mantener la exención al Impuesto de Patrimonio.

Como fuere, la Comunidad de Madrid ya es la región con un IRPF más bajo en todos los tramos, de acuerdo al Panorama de la Fiscalidad Autonómica y Foral del Reaf. Al aprobarse la rebaja, los tipos de IRPF bailarían en Madrid desde el 18% para los primeros 12.453 euros hasta el 43% para los ingresos superiores a 60.000 euros, frente a la horquilla que va del 19% al 45% en la tarifa estatal, que escala hasta el 48% en comunidades como Cataluña.

Precisamente, Cataluña es la región que más penaliza en el IRPF a las rentas medias y bajas. Por ejemplo, un madrileño que en la actualidad gane 30.000 euros paga 285 euros menos de IRPF al año que un catalán con su mismo sueldo mientras que en el caso de una renta de 16.000 euros, paga 150,6 euros menos. En este último caso, si se produce la rebaja anunciada por Díaz Ayuso, este montante será mayor y se pagarán 163,5 euros menos que en el caso de un catalán que gane estos 16.000 euros. Si se compara con la región que más grava a las rentas altas, Comunidad Valenciana, un madrileño que gane 400.000 euros pagará en IRPF 17.237 euros que su homólogo valenciano con el mismo salario.

El anuncio de Díaz Ayuso, no obstante, no ha estado exento de polémica. Comunidades socialistas como Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha o Asturias acusaron a la presidenta de hacer «dumping fiscal» ante el «efecto capital» de Madrid.

Un aperitivo de lo que será la reforma del modelo de financiación autonómica, que el Gobierno debe acometer en cuanto sea plenipotenciario y que supondrá una guerra política territorial en toda regla. El objetivo de Madrid es que la comunidad reciba mil millones más al año que en la actualidad. Por lo pronto, la comunidad ha reclamado al Gobierno de Pedro Sánchez su parte pendiente de actualizar en las entregas a cuenta, que ascienden a 733 millones de euros que el Gobierno Central le retiene por estar en funciones.