Uno de cada cinco niños nacido en la región el último año es hijo de madre extranjera

La población de la región creció en un año más que habitantes de ciudades como Jaén, Tarragona u Orense y dos veces más que Ciudad Real o Ávila

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

ÁNGEL GARCÍA MORENO

MADRID. Uno de cada cinco madrileño que nació el pasado año en la región era hijo de una mujer inmigrante, según los datos hechos públicos ayer por el Instituto de Estadística de la Comunidad.

En 2004 nacieron 65.900 niños y niñas en la región, de los que 52.734 fueron engendrados por madres españolas y 13.176 por madres extranjeras. Se da la circunstancia de que, mientras el número de niños nacidos de origen nacional descendió en casi dos mil respecto a 2003, el de procedencia extranjera aumentó en unos seiscientos.

Según los datos del Instituto de Estadística de la Comunidad hechos públicos ayer por el consejero de Economía, Fernando Merry del Val, y el director del organismo, Jaime Gárcía-Legaz, el fenómeno del incremento de nacimientos por parte de madres inmigrantes se está produciendo especialmente en la capital y en algunas zonas de la Sierra Norte y del sur de la región.

El 50 por ciento

En este sentido, en algunas localidades con menor población como Fresnedilla, Braojos, Villaconejos o El Berrueco, el nacimiento de hijos de madres extranjeras es superior al 50 por ciento. Incluso en municipios como Collado-Villalba los números de nacimientos de madres extranjeras es de uno de cada cuatro.

Por lo que respecta al total de nacimientos procedentes de inmigrantes, el mayor número viene de madres cuyo origen es americano, seguido del de las africanas. A continuación figuran los hijos de madres procedentes de países europeos no comunitarios, mujeres de la UE y asiáticas.

Entre 2003 y 2004 el incremento de las mujeres que han dado a luz ha sido notable tanto entre las procedentes de la Europa no comunitaria como el de las de origen africano.

Se da la circunstancia de que este crecimiento vegetativo unido al aumento del número de inmigrantes en la Comunidad han provocado que nos encontremos actualmente, según destacó Merry del Val, con una Comunidad cuya población es más joven que el resto de Europa. De hecho, el porcentaje de menores de 15 años en la región es prácticamente igual al de las mayores de 65, que suponen el 14 por ciento.

Entre las zonas más jóvenes se encuentra la corona metropolitana y especialmente la localidad de Rivas-Vaciamadrid. Este municipio cuenta con sólo un 3,6 por ciento de personas mayores de 65 años, mientras que los jóvenes menores de 15 años suponen el 22,5 por ciento de la población. De esta manera la localidad de Rivas-Vaciamadrid destaca como el municipio más joven de Europa.

Otros localidades de marcada juventud demográfica son Arroyomolinos, Fuenlabrada, Humanes, Torrejón de la Calzada, Meco, Fresno del Torote, Velilla y Tres Cantos. En el otro extremo, es decir en cuanto al envejecimiento demográfico, destaca el municipio de Madrid y las localidades de la Sierra Norte. El consejero de Economía destacó como conclusiones de estas cifras el hecho de que la población sigue creciendo de forma vigorosa en la región gracias a la inmigración. Ello crea lo que llamó un círculo virtuoso ya que, además, favorece una economía más dinámica como consecuencia del consumo que se efectúa en la franjas de edad más jóvenes.

Casi seis millones

Según Merry del Val ello reafirma dos asuntos de política reciente. Uno, el hecho de que Madrid haya pedido más recursos para la sanidad debido a ese crecimiento de la población y el otro la reciente creación de la Agencia para la Inmigración como una «buena iniciativa» para hacer frente a las políticas derivadas de este fenómeno.

Según los datos hechos públicos ayer por el informe del Instituto de Estadística, la población madrileña creció a una media del 1,85 por ciento en 2004 con lo que a 1 de enero de 2005 alcanzó los 5.912.400 habitantes. Esto supone un aumento de 107.571 personas más que el año anterior. Entre el 75 y el 89 por ciento de ese aumento fue debido a la inmigración y el 20-25 restante a los nacimientos.

Ese incremento es superior no solo al de la media nacional, sino incluso al del resto de Europa. Además significa que la población de la región de Madrid creció ese año tanto como habitantes tienen las ciudades de Jaén, Tarragona u Orense y dos veces más a las de las capitales de Ciudad Real o Ávila.

Las zonas de mayor crecimiento fueron el suroeste de la Comunidad (7,5 por ciento), el Nordeste (7,3 por cientos), la Sierra Central (6,5 por ciento) y la Sierra Norte (5,9 por ciento). Por su parte, el municipio que experimentó un mayor crecimiento en su población fue las Rozas con un aumento del 6,1 por ciento. En Madrid capital el crecimiento de la población fue de tan solo el 0,7 por ciento lo que supone 22.203 personas en términos absolutos.

Con una población de casi 3,1 millones de habitantes, este crecimiento en la población es inferior al del sur metropolitanos que con 1,1 millones de censados ha crecido en 22.373 personas.